Cambios en el estilo de vida, la mejor forma para prevenir la diabetes

Más de 360 millones de personas sufrirán diabetes tipo 2 en el año 2030. Con afectados cada vez más jóvenes, prevenir la aparición de esta enfermedad es esencial para reducir la mortalidad y el gasto sanitario. Según un estudio publicado en The Lancet, los cambios en el estilo de vida y la administración de metformina tienen un afecto a largo plazo en su prevención.

Si nada cambia, en unos años la diabetes mellitus tipo 2 se situará entre las principales causas de muerte y entre las que más recursos sanitarios consumen. Su tratamiento, cada vez más caro y complejo, frena los efectos deletéreos del déficit de insulina pero, a la larga, el organismo se resiente. La prevención es la mejor arma.

Desde la década de los 90 se han llevado a cabo numerosos estudios acerca de las estrategias más adecuadas para frenar la aparición de la diabetes tipo 2 en individuos con un riesgo alto de desarrollarla. El Programa de Prevención de la Diabetes, puesto en marcha en Estados Unidos en 1996, es uno de ellos. Más de 3.000 participantes prediabéticos fueron asignados a uno de estos tres programas preventivos: cambios en el estilo de vida, prescripción de metformina (un antidiabético común) o de un placebo.

La revista 'The Lancet' publica ahora los resultados de esta investigación y del seguimiento realizado a estos sujetos durante la década posterior. Según estos, llevar una vida más sana –entendido aquí por reducir un 7% el peso y realizar al menos 150 minutos de ejercicio a la semana- redujo la tasa de aparición de diabetes en un 34% al cabo de 10 años, en comparación con el placebo. Por su parte, la metformina la redujo un 18%.

Esto quiere decir que, "en este tiempo, los participantes del grupo del cambio en el estilo de vida retrasaron cuatro años la aparición de la diabetes tipo 2 y dos años los del grupo de la metformina, comparados con los que recibieron placebo", ha explicado David Nathan, del Hospital General de Massachusetts y director del estudio.

Llevar una vida sana es clave

Sin embargo, la eficacia de estas intervenciones varía en función del momento en el que se analicen. Tras el final del primer periodo de intervención, que duró 2,8 años, la introducción de hábitos saludables redujo la incidencia de la diabetes en un 58% y la metformina un 31%. En ese momento, entre un 5% y un 6% de los individuos sometidos a cambios en su estilo de vida desarrollaba la enfermedad cada año; un 8% de los que tomaban el antidiabético y un 11% en el caso del grupo del placebo.

Pero tras la conclusión del ensayo clínico propiamente dicho (en 2001), los autores pusieron a disposición de todos los participantes el programa de dieta y ejercicios. Esto, a la larga, junto con cierta 'relajación' de aquellos que ya lo seguían, igualó la incidencia de la enfermedad en los tres grupos en torno al 6%.

"Adoptar unos hábitos más sanos, incluyendo aquellos encaminados a perder peso, llevar una mejor dieta y hacer más ejercicio tendrá un impacto sostenido a largo plazo en la salud en general, al menos en la prevención de la diabetes y, con un poco de suerte, en la prevención de las complicaciones asociadas con ella", ha declarado el investigador principal, Neil White, de la Universidad de Washington.

Los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 no responden de forma adecuada a la insulina, la hormona encargada de introducir la glucosa en las células. Si este azúcar no puede penetrar en ellas, se acumula en la sangre dando lugar a numerosos problemas, especialmente cardiovasculares y renales.

"La prevención de la diabetes es un camino largo y sinuoso. Parece que no existe ningún atajo y que una intervención intensa, persistente y prolongada de los estilos de vida es la forma más efectiva de llegar a ella", explica Anoop Misra, especialista en este síndrome del Hospital Fortis (Nueva Delhi, India), en un artículo que analiza las conclusiones de este estudio.

Según el último informe de la Federación Internacional de Diabetes, hoy en día hay cerca de 300 millones de personas afectadas por la diabetes, de las cuales más del 85% padece el tipo 2. Se espera que en 2030 la cifra alcance los 435 millones, impulsada especialmente por la epidemia de sobrepeso y obesidad que afecta a buena parte de los países occidentales.

Fuente: El Mundo, España

Etiquetas: hábitos, prevención, sana, vida

Visitas: 50

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Excelente Naty, prevenir es la clave, con educación y cambios en el estilo de vida.
La detección temprana es otra meta que se debería contemplar especialmente en las políticas de Salud de cada país.
Avizorar esto es prevenir, y evitar complicaciones a largo plazo y por ende disminuir gastos en el futuro de todas las Naciones.
Un abrazo.
Sandra lis Gómez
excelente amiga, gracias por compartir valiuosa información.

RSS

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio