¿Qué es la

hiperglicemia?

La hiperglicemia es el exceso de azúcar (glucosa) en la sangre. El sistema endocrino regula la cantidad de azúcar que se almacena y utiliza para energía, necesaria para el funcionamiento de las células.

El azúcar que se consume en una dieta se utiliza o almacena, pero ciertas condiciones y trastornos pueden causar que haya dificultad para procesar y almacenar la glucosa, lo que puede resultar en hiperglicemia o hipoglicemia.

Una hormona importante para el almacenamiento y procesamiento normal del azúcar es la insulina. La insulina es una hormona que produce el páncreas y es responsable de mantener los niveles "normales" de azúcar en sangre. Si hay un problema en el páncreas, es posible que los niveles de azúcar en sangre sean altos.

Los niveles normales de glucosa (azucar) en sangre son de 60 a 110 mg/dL. Los valores normales pueden variar según el laboratorio. Niveles por encima de estos pueden indicar hiperglicemia.

Las causas de la hiperglicemia pueden incluir:

  • Diabetes. Cerca del 90% de las personas pueden desarrollar diabetes al llegar a la vida adulta (diabetes tipo 2). Hay más riesgo de desarrollar diabetes con la edad, si se tiene sobrepeso (ser obeso), si hay historia familiar de diabetes (padres, hijos) y ser descendiente de afroamericanos, hispanoamericanos o indios americanos. Las personas con diabetes tienen una baja producción de la hormona insulina, que disminuye los niveles de azúcar en sangre. Si tiene diabetes, tendrá problemas con niveles elevados de azúcar en sangre.
  • Si desarrolla diabetes tipo 2 y es adulto, el médico podrá prescribir medicamentos en píldoras que permiten que el cuerpo produzca la insulina necesaria para mantener niveles "normales" de glucosa en sangre. Es probable que el páncreas esté produciendo suficiente insulina, pero que el organismo sea resistente a la insulina e incapaz de procesar esa hormona de manera efectiva, resultando así en hiperglicemia.
  • Si tiene diabetes y está hipoglicémico, su médico también le tratará para aumentar los niveles de azúcar en sangre. Deberá seguir una dieta especial para mantener un buen control de su azúcar en sangre.
  • Se recomienda realizar ejercicio, ya que ayuda a disminuir los niveles de azucar y a promover la circulación de la sangre por todo el cuerpo.
  • Si no puede controlar los niveles de azúcar en sangre con dieta, ejercicio y medicamentos (en píldoras), el médico podrá recetar inyecciones de insulina. Mientras se determinan sus requerimientos de insulina, deberá tomarse los niveles de azúcar en sangre en su hogar. El médico lo informará esto y le dirá como cuidarse durante este tiempo.
  • La insulina no se administra por vía oral porque el ácido del estómago la inactiva (no funciona).
  • Es posible que esté tomando corticosteroides, como dexametasona (Decadron®)

    o prednisona. Estos medicamentos promueven la gluconeogénesis, que resulta en niveles altos de azúcar en sangre. Muchas personas que toman esteroides y desarrollan niveles altos de azúcar en sangre (hiperglicemia), regresan a la normalidad una vez terminado el tratamiento.

  • Es posible que esté recibiendo nutrición por vía intravenosa (Nutrición Parenteral Total (NPT). La solución para nutrición intravenosa tiene niveles muy altos de glucosa. Muchas veces, el organismo podrá regular los niveles de glucosa en sangre, pero en algunos casos, estos niveles pueden aumentar mientras recibe NPT.
  • Si tiene alguna enfermedad renal o hepática, los niveles de azúcar en sangre podrán estar elevados. Lo mismo puede ocurrir si tiene una infección en el páncreas que controla los niveles de insulina en sangre .
  • Si tiene una infección, el azúcar en sangre puede estar un poco alta, durante el tiempo que está enfermo, o sea tener una hiperglicemia temporal.
  • Si está embarazada, puede desarrollar diabetes gestacional. Esto significa que tiene diabetes mientras está embarazada. Esta forma de diabetes suele desaparecer después del parto.
  • La hiperglicemia prolongada puede provocar insuficiencia renal y daños a los ojos, al sistema cardiovascular y a otros órganos internos. Además, existen muchas complicaciones a largo plazo debidas a la hiperglicemia prolongada, como problemas cardíacos y problemas con la circulación de sangre. Ésta es la razón por la que es importante mantener un buen control de la enfermedad.

¿Cómo sé si mi hiperglicemia se debe a diabetes?

  • El médico o los miembros del equipo médico que le está atendiendo podrán solicitar ciertos análisis de sangre para determinar si es diabético. Como se le trató antes y ciertas condiciones pueden causar aumentos temporales en los niveles de azúcar en sangre (hiperglicemia). Usted no será un "verdadero" diabético y el azúcar en sangre puede volver a la normalidad después de que se resuelva su enfermedad o termine el tratamiento. Sin embargo, lo pueden tratar como si fuera diabético, con monitoreos frecuentes del azúcar en sangre, modificaciones en la dieta y ejercicio, hasta que los valores de las pruebas de laboratorio vuelvan a la normalidad. Los niveles normales de azúcar en sangre se encuentran entre 60 y 110 mg/dL (los valores normales pueden variar según el laboratorio).
  • Si tiene un nivel de azúcar en sangre de entre 110 y 125 mg/dl en ayunas, se le diagnosticará intolerancia a la glucosa. Éste es un factor de riesgo importante para desarrollar diabetes. Con una buena dieta y ejercicio puede evitar la progresión a la diabetes tipo 2.
  • Si tiene un nivel de azúcar en sangre mayor a 126 mg/dl mientras está en ayunas, se le va a diagnosticar diabetes.
  • Si ha tenido dos análisis de azúcar en sangre de más de 200mg/dl, también se le diagnosticará diabetes.
  • Para el diagnóstico, es posible que le hagan un examen de tolerancia a la glucosa (TTOG). Deberá beber una solución con un nivel alto de glucosa y durante 2 horas después de ingerirla le tomarán varias muestras de sangre para determinar el nivel de azúcar. Éste era el método tradicional para diagnosticar diabetes, pero en la actualidad se realiza con menos frecuencia.
  • Un análisis de sangre, llamado hemoglobina A1C (también llamado hemoglobina glicosilada), mide los niveles promedio de azúcar en sangre durante 90 días. Si sospecha diabetes, el médico podrá solicitar este estudio para hacer el diagnóstico y después cada 3 meses para control.

¿Cuáles son algunos de los signos y síntomas de la hiperglicemia que se deben tener en cuenta?

  • Los síntomas de la hiperglicemia son los mismos que los de la diabetes tipo 2.
  • Entre ellos se incluyen el estar demasiado o excesivamente sediento. Podrá orinar más que lo habitual.
  • Es posible que esté cansado y pierda peso sin desearlo.
  • Puede desarrollar infecciones por hongos.
  • Algunos síntomas tardíos de niveles altos y prolongados de azúcar en sangre son visión borrosa y posible entumecimiento en los dedos de las manos y de los pies.
  • Los niveles de azúcar muy altos pueden causar confusión o coma.

Qué puede hacer acerca de la hiperglicemia:

  • Si tiene niveles altos de azúcar en sangre por diabetes, una infección o embarazo, su médico podrá recetarle píldoras, insulina, dieta, ejercicio y monitoreo de azúcar en sangre. Siga todas las indicaciones de su médico.
  • Realice ejercicio. Como parte de su rutina, salga a caminar todos los días, solo o con un amigo o familiar. La caminata o actividad aeróbica ligera puede ayudarlo a promover el flujo de oxígeno a los pulmones (oxigenación), disminuir los niveles de azúcar en sangre y ayudar a prevenir complicaciones de la hiperglicemia a largo plazo . Además, dieta y ejercicio constantes ayudarán al médico a determinar las dosis de insulina y otros medicamentos para la diabetes que mejor le ayudarán a controlar su enfermedad.
  • Tome la dieta recomendada. Le podrán sugerir una dieta para diabéticos, incluso si el nivel de azúcar en sangre esta elevado solo por un corto período de tiempo debido a una infección o al uso de esteroides. La dieta correcta puede disminuir los síntomas.
  • Si le diagnostican diabetes, ya sea de tipo 2 o gestacional, es muy probable que lo envíen a un nutricionista para determinar una dieta adecuada. Esto lo ayudará a controlar su enfermedad o la condición que esté causando el incremento en sus niveles de azúcar en sangre. Leer las etiquetas de los alimentos es útil para saber qué tipos de calorías, grasas y proteínas está consumiendo. Algunas recomendaciones generales incluyen:
  • Limitar los carbohidratos, ya sean simples (como fruta y azúcar) o complejos (como pastas y cereales), porque ejercen el mayor impacto en los niveles de azúcar en sangre. Los carbohidratos deben darle un 50% de las calorías que recibe con la dieta. Evite el azúcar y en su lugar, use endulzantes artificiales como Nutrasweet, aspartamo o sacarina.
  • Proteínas: Las proteínas deben darle un 15-20% de las calorías que recibe con la dieta.. Si es diabético, el daño a largo plazo a los riñones se puede corregir al restringir las proteínas.
  • Aumente la ingesta de vegetales frescos y fibras: se recomienda ingerir hasta 55 gramos de fibra por día. Las fibras y los vegetales frescos ayudan a disminuir los niveles de azúcar en sangre, mantener hábitos intestinales regulares y pueden prevenir ciertos tipos de cánceres.
  • Existen muchos tipos de grasas "buenas y malas". Lo más fácil de recordar es limitar la ingesta de grasas saturadas y aceites en la dieta.
  • Es muy probable que le pidan que obtenga un monitor de azúcar en sangre, especialmente si tiene diabetes y que el médico le solicite que monitoree los niveles de azúcar en sangre en su hogar. Al principio, deberá monitorear los niveles de azúcar en sangre hasta 4 o más veces por día, para asegurarse de que se mantienen en valores normales, sin ser extremadamente altos o bajos. Finalmente, con dieta, ejercicio y los medicamentos adecuados, podrá monitorear los niveles de azúcar en sangre con menos frecuencia.
  • Aunque los niveles de azúcar en sangre pueden aumentar, un pequeño refrigerio antes de irse a dormir puede ayudar a prevenir niveles bajos de azúcar durante la noche.
  • Dígale a sus amigos, familiares y personas cercanas de su condición. Dígales qué si lo ven con sudoración, temblores y confusión, eso pueden ser síntomas serios de que sus niveles de azúcar en sangre están bajos. Tenga siempre dulces en su bolsillo, en caso de que el azúcar baje mucho y solicite ayuda de emergencia si no sabe que hacer.
  • Lleve un brazalete de "alerta médica" si tiene diabetes o una historia de niveles altos de azúcar en sangre (hiperglicemia o hipoglicemia).
  • Infórmele al médico y a los miembros del equipo médico que le está atendiendo de cualquier medicamento que esté tomando (incluso medicamentos de libre venta, vitaminas o remedios a base de hierbas), ya que estos pueden interactuar con otros medicamentos que se ingieren por vía oral y afectar los niveles de azúcar en sangre.
  • Dígale a su médico si tiene historia de enfermedad hepática, renal o cardiaca.
  • Manténgase bien hidratado. Tome de dos a tres litros de agua por día, a menos que le indiquen lo contrario.
  • Evite el alcohol. Ciertas formas de alcohol pueden causarle un nivel de azúcar en sangre muy alto o muy bajo. Si se mezcla alcohol con bebidas "dulces", puede resultar en un aumento de los niveles de azúcar en sangre. Si se beben ciertos licores "solos", puede resultar en la disminución de los niveles de azúcar en sangre. Si está tomando píldoras para controlar su hiperglicemia, el uso de alcohol puede causar una interacción mortal.
  • Si tiene diabetes, es importante que observe sus pies diariamente. Las personas con niveles altos y prolongados de azúcar en sangre pueden desarrollar neuropatía diabética, que tiene como síntomas una pérdida en la sensación porque la sangre fluye menos por los pies. Si tiene neuropatía, es posible que no se de cuenta si tiene una infección o una herida, que probable que no pueda sanar normalmente.
  • Mantenga los pies limpios y secos. Use medias de algodón blancas.
  • Observe si sus pies y dedos tienen grietas, áreas endurecidas o erupciones.
  • Aplíquese humectantes todos los días, pero no entre los dedos.
  • Si nota heridas o cambios, consulte a un podólogo o a su médico.
  • Si tiene diabetes, debe ver a un oftalmólogo para que le revise los ojos todos los años. Cualquier cambio en la visión debe ser reportado tan pronto como sea detectado.
  • Un efecto secundario más serio y a largo plazo de la diabetes es una enfermedad renal. Es posible que le hagan un análisis de orina periódicamente para evaluar los niveles de proteína (proteinuria). Si hay daño en los riñones, tendrá proteínas en la orina. Si el daño renal se diagnostica temprano y sólo hay un nivel bajo de proteína en la orina, el médico puede ayudarlo a prevenir mayores daños con dieta, ejercicio o medicamentos. Un control estricto del azúcar en sangre ayudará a prevenir la proteinuria.
  • Un análisis de sangre, llamado hemoglobina A1C, mide los niveles promedio de azúcar en sangre durante 90 días. Si tiene diabetes, el médico se lo ordenará cada 3 meses.
  • Si tiene síntomas o efectos secundarios, especialmente si son severos, trátelos con su médico o algún miembro del equipo médico que le está atendiendo. Ellos pueden recetarle medicamentos y/o sugerir otras alternativas efectivas para el manejo de estos problemas.
  • Asista a todas sus citas.

Medicamentos que el médico puede recetar:

Si tiene niveles altos de azúcar en sangre, el médico médica le podrá recetar:

  • Insulina: la insulina es una hormona que se encuentra naturalmente en el organismo y regula los niveles de glucosa en sangre. La insulina se administra por vía intravenosa (IV), mientras está hospitalizado o más comúnmente, por debajo de la piel (subcutánea). Si los niveles de azúcar en sangre no están bien controlados, es posible que le indiquen que tome insulina sola o como complemento de hipoglucemiantes orales. Las inyecciones de insulina pueden ser temporales, cuando le diagnostiquen diabetes por primera vez, o es posible que deba continuarse por un período prolongado. Esto lo determinará el médico.
  • Hipoglucemiantes orales: existen muchos tipos diferentes de medicamentos que permiten que el organismo procese insulina de una manera más efectiva. Entre ellos se incluyen: metmorfina, glipizida, actos o avandia. El médico le sugerirá el que sea más apropiado según su caso. Los efectos secundarios de estos medicamentos pueden variar, pero la mayoría incluyen niveles bajos de azúcar en sangre, pérdida de peso y mejora en los niveles de colesterol en sangre. Algunos pueden causar leves náuseas o pérdida de apetito, o diarrea y molestias intestinales. Es importante que siga las recomendaciones del médic os.

Cuándo llamar al médico:

Si tiene los siguientes síntomas, consulte a su médico:

  • Aumento de la frecuencia urinaria, dolor al orinar, pérdida de peso.
  • Si nota síntomas de niveles bajos de azúcar en sangre, como temblores, sudoración y cansancio.
  • Si desarrolla signos de confusión.
  • Falta de aire, dolor de pecho o malestar; la inflamación de los labios o de la garganta debe ser evaluada de inmediato, especialmente si comenzó con un medicamento nuevo.
  • Si siente que el corazón late rápidamente o si siente palpitaciones.
  • Náuseas que afectan la capacidad de comer y no se alivian con medicamentos recetados.
  • Diarrea (de 4 a 6 episodios en 24 horas) que no se alivia con medicamentos antidiarreicos ni con una modificación en la dieta.

Nota: Le recomendamos que hable con su médico acerca de su condición y su tratamiento. La información que se presenta aquí es sólo con fines prácticos y educativos, y no reemplaza la opinión de su médico.

Etiquetas: ELEVONES........, LOS, MAYOR, MI, PROBLEMA

Visitas: 210

Responde a esto

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio