Neuropatía y daño nervioso

--------------------------------------------------------------------------------

Una de las complicaciones más comunes de la diabetes es la neuropatía diabética. El término “neuropatía” significa daño en los nervios que recorren todo el cuerpo y conectan la médula espinal con los músculos, la piel, los vasos sanguíneos y otros órganos.

La neuropatía diabética puede ser dolorosa y causar algún tipo de discapacidad. Afortunadamente, las formas severas de neuropatía no ocurren con frecuencia. Y muchas veces, los síntomas de la neuropatía desaparecen luego de varios meses.

¿Qué es la neuropatía?



La neuropatía diabética, en realidad, es un grupo de enfermedades en los nervios. Todo ese grupo de desórdenes afecta los nervios periféricos, es decir, los nervios que están fuera del cerebro y de la médula espinal.

Existen tres tipos de nervios periféricos: los motores, los sensoriales y los autónomos. Las fibras nerviosas motoras transmiten señales a los músculos para permitir movimientos como, por ejemplo, caminar o hacer movimientos precisos con los dedos. Los nervios sensoriales llevan mensajes en la dirección opuesta. Transmiten información acerca de formas, movimientos, texturas, calor, frío o dolor desde sensores especiales que se encuentran en la piel y en el interior del cuerpo hacia el cerebro.

Los nervios autónomos son nervios que no se controlan conscientemente. Ese tipo de nervios tienen funciones tales como controlar el ritmo cardíaco, mantener la presión arterial y controlar la sudoración.

Algunos síntomas de la neuropatía se producen cuando se pierden fibras nerviosas. Si la pérdida de fibras nerviosas afecta las fibras motoras, puede causar debilidad muscular. Si la pérdida de fibras nerviosas afecta las fibras sensoriales, puede causar pérdida de sensibilidad. Y si afecta las fibras autónomas, puede causar la pérdida de las funciones que normalmente se realizan inconscientemente, como la digestión.

Los nervios dañados o en proceso de curación también pueden provocar los síntomas de la neuropatía. Esos síntomas incluyen picor, hormigueo, ardor, dolor o pinchazos agudos. Esos son señales del aumento de la actividad nerviosa que se produce en los nervios que están dañados o en proceso de curación.

Es posible que se presenten varios tipos de síntomas de neuropatía al mismo tiempo. Es común sentir dolor aun cuando se hayan perdido muchas fibras nerviosas.

¿Cuáles son las causas de la neuropatía?



Los investigadores todavía no saben qué es lo que causa la neuropatía. El control de la glucosa parece desempeñar una función en la neuropatía. Es más probable que la neuropatía afecte a personas que han tenido diabetes durante un largo tiempo o cuyo control de la glucosa resulta insuficiente.

Pero nadie sabe con seguridad qué tan altos deben ser los niveles de glucosa para que se produzca daño nervioso. Probablemente, la glucosa no daña las células nerviosas en forma directa. En cambio, puede afectar otros sistemas del organismo que, a su vez, afectan al sistema nervioso.

Es posible prevenir la neuropatía, al menos en algunos casos. El DCCT (Diabetes Control and Complications Trial -Ensayo sobre el Control y las Complicaciones de la Diabetes) estudió las complicaciones que se presentan tanto en personas que realizaban un control riguroso de la glucosa como en aquellas que realizaban un tratamiento normal para la diabetes. En comparación con la cantidad de personas del grupo de tratamiento estándar que desarrolló neuropatía, sólo un tercio de esa cantidad de personas desarrolló neuropatía en el grupo de control riguroso de la glucosa.

Además, evitar el consumo de alcohol y de cigarrillos probablemente lo ayudará a proteger los nervios de posibles daños, y a prevenir la neuropatía.

Las personas con diabetes deben tomar conciencia de que también existen otras enfermedades que pueden provocar neuropatía. Existen al menos otras 50 causas distintas de neuropatía, entre las que se incluyen desórdenes del sistema inmunológico, enfermedades infecciosas y mala alimentación.

Tipos de neuropatía



Los distintos tipos de neuropatía se clasifican tomando a partir de las respuestas a las siguientes preguntas básicas:

¿ Están afectados ambos lados del cuerpo o sólo un lado? La neuropatía que afecta ambos lados del cuerpo se llama simétrica. Si la neuropatía afecta sólo un lado del cuerpo, entonces es asimétrica.


¿Qué clase de nervios se encuentran afectados? La neuropatía puede afectar los nervios motores, sensoriales y autónomos.


¿Cuántos nervios se encuentran afectados? La neuropatía que afecta a un único nervio se denomina mononeuropatía. Polineuropatía significa que hay varios nervios afectados.


¿Qué partes del cuerpo están afectadas? Las partes afectadas pueden estar lejos o cerca del tronco. La neuropatía que afecta manos y pies se denomina neuropatía distal. La neuropatía proximal afecta los músculos de los muslos, a menudo en distintos grados. Cuando ese tipo de neuropatía produce mucho dolor, se denomina neuropatía femoral. Pero cuando se produce debilidad en los muslos sin que presencia de dolor, se la denomina amiotrofia diabética.
Cada médico clasifica la neuropatía de manera diferente. Pero existen algunos tipos de neuropatía muy conocidos.

Polineuropatía distal simétrica. Es la forma más común de neuropatía. Este tipo de neuropatía afecta ambos lados del cuerpo. Generalmente afecta los pies y las piernas, aunque también puede afectar las manos.

Las personas que padecen esa forma de neuropatía sienten adormecimiento y picor o cosquilleo. Algunas personas sienten dolor en los pies o en los dedos de los pies. A veces, los pies están tan sensibles que hasta resulta doloroso caminar sobre una superficie rugosa.

A menudo, los médicos descubren que las personas que padecen este tipo de neuropatía han perdido parte de su capacidad de sentir un pinchazo o una vibración. Por ejemplo, tienen una menor capacidad para sentir un diapasón vibrando contra algún dedo de sus pies.

Este tipo de neuropatía tiende a desarrollarse después transcurridos muchos años de un control insuficiente de la glucosa en la sangre. El control riguroso de la glucosa puede prevenir la mayoría de los casos de este tipo de neuropatía.

Articulación de Charcot. La articulación de Charcot, también llamada artropatía neuropática, se produce cuando se daña una articulación debido a un problema en los nervios. Este tipo de neuropatía se presenta con más frecuencia en los pies.

En un caso típico de articulación de Charcot, el pie ha perdido la mayor parte de la sensibilidad. La persona ya no siente dolor en el pie y pierde la capacidad de sentir la posición de la articulación. Además, los músculos pierden la capacidad de sostener la articulación de manera apropiada. Por lo tanto, el pie se vuelve inestable y cuando la persona camina la situación es aún peor. Cualquier lesión, como una torcedura de tobillo, puede empeorar el problema. Las articulaciones desgastan los huesos debido a la fricción. El resultado de ese proceso es la inflamación, que genera a su vez una mayor inestabilidad y, posteriormente, una dislocación. Finalmente, la estructura ósea del pie sufre un colapso. Con el tiempo, el pie se cura solo, pero debido a la destrucción del hueso, el pie curado se transforma en un pie deformado.

Las personas en riesgo de padecer articulación de Charcot son aquellas que ya padecen neuropatía. Deben estar alertas para detectar síntomas como hinchazón, enrojecimiento, calor, latidos fuertes e insensibilidad en el pie. El tratamiento temprano puede detener la destrucción del hueso y ayudar con la curación.

Neuropatía craneana. Este tipo de neuropatía afecta los 12 pares de nervios que están conectados con el cerebro y que controlan la visión, el movimiento ocular, la audición y el gusto.

En la mayoría de los casos, la neuropatía craneana afecta los nervios que controlan los músculos oculares. La neuropatía comienza con dolores en un solo lado de la cara, cerca del ojo afectado. Luego, el músculo del ojo se paraliza y eso es lo que produce la visión doble. Los síntomas de este tipo de neuropatía generalmente comienzan a mejorar o a desaparecer a los 2 o 3 meses.

Neuropatía autónoma. Este tipo de neuropatía afecta los nervios autónomos, que controlan la vejiga, el tracto intestinal y los genitales, entre otros órganos.

Uno de los síntomas más comunes de este tipo de neuropatía es la parálisis de la vejiga. Cuando eso sucede, los nervios de la vejiga dejan de responder normalmente a la presión generada por la orina a medida que se llena la vejiga. Como consecuencia, la orina no se elimina y queda en la vejiga, lo que genera infecciones en el tracto urinario.

La neuropatía autónoma también puede causar impotencia (disfunción eréctil) cuando afecta los nervios que controlan la erección producida por la excitación sexual. Sin embargo, el deseo sexual generalmente no disminuye.

Esta afección también puede producir diarrea cuando están dañados los nervios que controlan el intestino delgado. Generalmente, la diarrea se produce de noche. La constipación es otra de las consecuencias más comunes de lesiones en los nervios de los intestinos.

En algunas ocasiones, la neuropatía afecta el estómago, que pierde la capacidad de movilizar los alimentos a través del sistema digestivo y esa situación provoca vómitos e hinchazón. Esta afección, denominada gastroparesis, puede modificar la rapidez con que el cuerpo absorbe los alimentos. También puede hacer que sea difícil combinar las dosis de insulina con las porciones de comida.

Los científicos no saben con precisión cuál es la causa de la neuropatía autónoma y buscan tratamientos más eficaces para este tipo de neuropatía.

Mononeuropatía por compresión. Este tipo de neuropatía es bastante común, y se produce cuando está dañado un solo nervio. Al parecer, existen dos tipos de daño. En el primer tipo de daño, los nervios se encuentran aplastados en lugares en donde deberían pasar por un túnel estrecho o por encima de una masa de huesos. Los nervios de las personas con diabetes tienen más probabilidades de sufrir daños por compresión. El otro tipo de daño tiene lugar cuando alguna enfermedad vascular causada por la diabetes impide que fluya la sangre en una parte del nervio.

El síndrome del túnel carpiano es, probablemente, la neuropatía por compresión más común. Ese síndrome se produce cuando el nervio mediano del antebrazo se encuentra comprimido a la altura de la muñeca. Los síntomas de este tipo de neuropatía incluyen adormecimiento, hinchazón o picor en los dedos de las manos, con o sin dolor, cuando la persona conduce un automóvil o teje o descansa durante la noche. Generalmente, con sólo dejar el brazo colgado a un lado del cuerpo, el dolor desaparece en pocos minutos. Si los síntomas son muy severos, una intervención quirúrgica puede aliviar completamente el dolor.

Otras neuropatías



La neuropatía femoral también es un tipo de neuropatía común. En general, se da con mayor frecuencia en personas con diabetes tipo 2. Es posible que provoque dolor en la parte delantera de un muslo. Luego se produce una debilidad muscular y los músculos afectados se atrofian. Otra clase de neuropatía que también afecta las piernas se llama amiotrofia diabética. En ese caso, la debilidad se produce en ambos lados del cuerpo, pero sin dolor. Los médicos no comprenden por qué se genera la amiotrofia diabética, aunque la causa podría ser la enfermedad de los vasos sanguíneos.

Otra mononeuropatía muy común es la radiculopatía lumbar o torácica. Es similar a la neuropatía femoral, pero se produce en el torso. Afecta una franja de la pared torácica o abdominal en uno o ambos lados del cuerpo. Al parecer, esta enfermedad se desarrolla con mayor frecuencia en personas con diabetes tipo 2. Además, las personas con este tipo de neuropatía mejoran con el tiempo.

El pie pendular unilateral se refiere a la imposibilidad de levantar el pie. Ocurre como consecuencia de una lesión en el nervio peroneo de la pierna debido a la compresión o a la presencia de enfermedades vasculares. El pie pendular puede mejorar.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía?



Una forma de diagnosticar la neuropatía es mediante el análisis de los síntomas. Su médico le pedirá que describa cuáles son sus síntomas. Además, le preguntará si siente que sus músculos están débiles (no cansados); con qué frecuencia tiene calambres musculares; si siente continuamente adormecimiento, dolor o picor; si ha tenido mareos o vómitos; y si el control de su vejiga y su capacidad sexual son normales.

Otra manera de diagnosticar la neuropatía es con una evaluación neurológica. El médico realiza varios exámenes simples e indoloros, en los que posiblemente mida la fuerza muscular, el funcionamiento del sistema nervioso autónomo y la sensibilidad (como, por ejemplo, si siente un pinchazo o una vibración).

Un tercer enfoque es realizar un electromiograma. En dicho estudio, se adhiere un disco a la piel que cubre el músculo. El médico aplica una pequeña descarga eléctrica sobre los nervios. Una máquina lee y registra el voltaje de los discos. En caso de estar en presencia de una neuropatía, la velocidad con que el impulso recorre el músculo disminuye y, de esa manera, muestra que algo anda mal. A la mayoría de las personas estas descargas eléctricas no les producen molestias.

En personas con neuropatía severa, el médico también puede realizar un segundo tipo electromiograma. En ese estudio, una aguja insertada en los músculos mide las descargas eléctricas. Este estudio más exhaustivo permite saber si una fibra nerviosa se está rompiendo o se está curando. Este estudio es incómodo para la mayoría de las personas, pero vale la pena realizarlo ya que permite obtener un diagnóstico acertado.

Una cuarta forma de diagnosticar la neuropatía es realizar estudios estandarizados para medir la fuerza muscular y la pérdida de capacidad de los nervios sensoriales y autónomos.

Para diagnosticar la articulación de Charcot, es posible que el médico tome una radiografía de la articulación y quizás realice una ecografía de los huesos.

Tratamiento para la neuropatía



Todavía se sigue buscando una forma de curar los nervios dañados por la neuropatía. Actualmente, el tratamiento tiene como objetivo mejorar los síntomas de la neuropatía. Y el control riguroso de glucosa en la sangre puede curar la neuropatía en una etapa temprana.

La mayoría de los médicos afirman que las personas con neuropatía deben hacer tres cosas: alcanzar su peso ideal, seguir un programa de ejercicio físico regular y controlar sus niveles de glucosa en la sangre.

Las investigaciones recientes sugieren que no existe un tratamiento único que funcione adecuadamente en todos los pacientes. En cambio, debe elaborarse un tratamiento a la medida de cada paciente, de acuerdo con la ubicación del dolor y el tipo de dolor que sufre.

Una vez que la neuropatía se manifiesta, es importante prevenir heridas y complicaciones mayores. Por ejemplo, si pierde la sensibilidad en los pies o en los dedos de los pies, es muy probable que se lastime los pies sin siquiera sentirlo. Por esa razón, usted debe revisar sus pies todos los días. También revise el calzado que utiliza para asegurarse de que no contengan piedras, ganchos, asperezas ni ningún objeto filoso o superficie abultada que pueda lastimarle los pies.

La pérdida de sensibilidad es la razón por la que las mantas eléctricas y las almohadillas térmicas eléctricas poseen etiquetas de advertencia que indican que las personas con diabetes no deben utilizarlas sin antes consultarlo con su médico. Si utiliza una manta eléctrica o una almohadilla térmica, puede sufrir quemaduras serias debido a que puede percibir qué tan caliente se encuentra ese objeto.

El tratamiento para la articulación de Charcot tiene como objetivo prevenir daños en las articulaciones. Dos formas de prevenir esos daños son impedir la movilidad de la articulación y evitar que la articulación soporte peso mientras se cura. Generalmente, se coloca el pie dentro de un yeso o un aparato ortopédico especial. Eso impide el movimiento de la articulación y evita que se siga dañando. Luego, a medida que el pie se va curando, la persona comienza a utilizar un tipo de calzado especial. Para las personas cuyas articulaciones ya han sanado, pero han quedado deformadas, la cirugía puede ayudar con la reconstitución de la articulación.

Manténgase alerta por si aparecen infecciones urinarias, ya que suelen aparecer una y otra vez cuando la vejiga se encuentra afectada por neuropatía autónoma. Hable con su médico si su orina es turbia o contiene sangre, si siente dolor al orinar, si tiene dolor lumbar bajo o si tiene fiebre. Una forma de prevenir este tipo de infecciones es orinar cada 3 o 4 horas mientras está despierto, aunque no sienta la necesidad de hacerlo.

Existen drogas con las que se puede tratar la diarrea y los desmayos causados por la neuropatía autónoma.

Uno de los objetivos principales del tratamiento de la neuropatía es aliviar el dolor. Los analgésicos pueden ayudar, pero es conveniente utilizarlos regularmente durante todo el día antes de que el dolor sea grave. Una vez que el dolor se torna insoportable, los analgésicos ya no son tan eficaces. Los medicamentos de tipo narcótico pueden aliviar el dolor, pero sólo se utilizan como último recurso. La neuropatía puede causar dolor durante meses, y el uso de medicamentos narcóticos durante un período tan prolongado puede producir adicción.

Para la polineuropatía distal simétrica, existen otros tratamientos diversos. Se pueden utilizar cremas de capsaicina, que contienen extracto de ají picante, y aplicarlas sobre la piel en el lugar del dolor. Esas cremas bloquean las señales de dolor. La imipramina es un antidepresivo que sirve para aliviar los dolores neuropáticos. Los antidepresivos también ayudan a las personas que tienen depresión, ansiedad e insomnio, que también pueden ser causados por la neuropatía. La gabapentina es un medicamento utilizado para el tratamiento de ataques de epilepsia. Se ha demostrado que esa medicación disminuye los dolores causados por la neuropatía diabética. En la actualidad, se realizan pruebas con una nueva clase de drogas denominadas inhibidores de la aldosa reductasa con el fin de determinar si se pueden utilizar para el tratamiento de la neuropatía.

La disfunción eréctil en los hombres puede tratarse de diversas maneras. Las inyecciones o la aplicación de ciertas drogas pueden servir para lograr la erección, al igual que las bombas de vacío. Un nuevo medicamento, el sildenafil, ha demostrado ser eficaz para mejorar la potencia sexual en hasta el 50% de los hombres con diabetes. Antes de utilizar sildenafil, es necesario realizar un examen físico completo y una evaluación para detectar posibles enfermedades cardíacas. El sildenafil puede causar un ataque cardíaco en personas con enfermedad cardíaca subyacente. Ya que la enfermedad cardíaca es más común en las personas con diabetes, generalmente es necesario llevar a cabo un chequeo médico. El sildenafil no debe utilizarse en combinación con la nitroglicerina.

Visitas: 503

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola Gladys gracias por otro buen reporte hacia nuestra comunidad, muy completo.
Solo te queria preguntar a los cuantos meses se quita el dolor de piernas y pies, por que a mi desde que me la detectaron (3 meses) no se me a quitado un dolor en dichas partes, el dolor no es por todo el dia pero si es en ratos siento ese debilitamiento que mencionas, yo pienso que esperare otro mes para ver como evoluciono ya con mis buenos controles, dieta y ejercicio, y si sigue ahora si hacerme unos estudios.

RSS

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio