Al revés de lo que se suele pensar -que es mejor mirar hacia otro lado durante un evento doloroso, como una inyección- los científicos comprobaron que observar el cuerpo tiene efectos analgésicos.

Lo que usted mira puede influir en la cantidad de dolor que siente, revela un estudio.

Contrariamente a la compulsión de muchas personas a mirar hacia otro lado durante un evento doloroso, como una inyección, los científicos descubrieron que observar puede servir como analgésico.

Y el equipo también demostró que magnificar el tamaño de la zona del cuerpo que sufre, para hacer que parezca más grande, disminuye aún más el dolor.

El estudio, publicado en Psychological Science, arroja luz sobre cómo el cerebro procesa el dolor.

Los investigadores dicen que una mejor comprensión de este mecanismo podría conducir a nuevos tratamientos para algunas enfermedades crónicas.

¿Mirar hacia otro lado?

En la investigación de la Universidad de Londres (UL) y la Universidad de Milán-Bicocca, que fue financiado por el Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas (BBSRC), participaron 18 voluntarios.

Los científicos aplicaron una sonda de calor en la mano de cada participante, aumentando gradualmente la temperatura. Tan pronto como se empezó a sentir dolor, la sonda se retiró y se midió la temperatura.

Patrick Haggard, profesor de neurociencia cognitiva de la UL, explica: "Esto nos da una medida del umbral del dolor, y es una manera segura y fiable de medir cuándo las vías cerebrales que ponen de manifiesto el dolor se activan".

Los científicos utilizaron un conjunto de espejos para manipular lo que los voluntarios veían.

El equipo vio que los voluntarios podían tolerar un promedio de 3ºC más de calor cuando veían su mano en el espejo, en comparación con cuando su mano estaba oscurecida por un bloque de madera.

Haggard señala: "Siempre les aconsejo a los niños que no miren cuando están recibiendo una inyección o se les toma una muestra de sangre, pero hemos descubierto que mirar el cuerpo es analgésico: sólo mirarlo reduce los niveles de dolor.

"Así que mi consejo sería mirar el brazo, pero tratar de no ver la aguja, si eso es posible".

Dolor mental

En otro experimento, los investigadores utilizaron espejos convexos para aumentar la apariencia de las manos del participante. Vieron que al hacerlo los voluntarios eran capaces de tolerar temperaturas más altas.

Por el contrario, cuando el equipo hizo que las manos de los voluntarios se vieran más pequeñas, su umbral del dolor disminuyó.

Los investigadores señalan que el hecho de que los niveles de dolor sean directamente proporcionales al tamaño en el que es visto cuerpo les ayuda a comprender mejor las bases neurológicas del dolor.

Haggard explica: "Sabemos mucho sobre las vías que llevan las señales de dolor del cuerpo al cerebro, pero sabemos bastante menos acerca de cómo el cerebro procesa estas señales una vez que llegan.

"Nuestro interés se centra en la relación entre la experiencia del dolor y la representación que el cerebro hace del propio cuerpo.

"Y hemos hallado que hay una interesante interacción entre las conexiones visuales del cerebro y las conexiones del dolor en el cerebro".

Nuevos tratamientos

Los investigadores esperan que un mayor entendimiento sobre la ciencia que sustenta el dolor pueda ayudarles a encontrar a nuevos tratamientos para enfermedades crónicas.

La doctora Flavia Mancini, autora principal del artículo, dice: "Las terapias psicológicas para el dolor por lo general se centran en el origen del dolor, por ejemplo, al cambiar las expectativas o la atención.

"Sin embargo, pensar más allá del estímulo doloroso en nuestro propio cuerpo puede llevar a nuevos tratamientos clínicos".

Y los médicos dicen que esto es vital.

El doctor Paul Nandi, consultor en medicina del dolor del Centro del Manejo del Dolor del Hospital de la Universidad de Londres, explica: "El dolor es un problema enorme en el Servicio Nacional de Salud y en la sociedad en general.

"No tenemos cifras precisas, pero afecta a varios millones de personas en el Reino Unido y tiene un gran impacto en la calidad de vida.

"También produce una enorme carga económica - si nos fijamos en el dolor de espalda crónico solo, se estima que cuesta £16.000 millones (US$25.000 millones) por año.

Pero esto todavía es muy poco apreciado, y no ha recibido la misma atención y recursos que otras áreas que se perciben como 'emocionantes' en la profesión médica".

http://salud.latam.msn.com/xl/latinoamerica/articulo_bbc.aspx?cp-do...

Etiquetas: Investigaciones

Visitas: 79

Respuestas a esta discusión

Será el sereno, pero lo que es yo, no miro el pinchazo así me paguen, que los científicos digan lo que quieran, pero ellos no están en mi pellejo. Hola Sandra, que dirás por mi comentario, es un poco en son de broma, pero en mi caso soy muy cobarde para el dolor, prefiero no mirar, y no pienso experimentar lo contrario. Por otro lado tu alcance no deja de ser educativo, siempre es bueno informarse de todo.

MIRA MÓNICA TE COMENTO ALGO JAJA: SACA LA CUENTA DE CUÁNTOS PINCHAZOS TENDRÉ YO EN MI HABER: 40 AÑOS CON DIABETES Y CON 6 INSULINAS POR DÍA MÁS EL AUTOMONITOREO ANTES DE CADA COMIDA, ¡QUÉ CIFRA NO ¡ TE CONFIESO YA ES UN HÁBITO Y LO CONSIDERO SANO Y SIN DOLOR, ME PROVOCARÍA MAYOR DOLOR UNA COMPLICACIÓN. PERO UN PINCHAZO NO ES NADA AMIGA.
BESOSSSS.

Mi querida Sandra, sacando la cuenta, a este paso ya deben haberte dejado como coladera (bromita), pero como tu dices el pinchazo nos favorece, podemos llevar un buen control gracias al piquete, y por eso, ¡¡SOLO POR ESO!! pues BIENVENIDO SEA. Saludos Sandra.

ok Mónica. Me gustó tu reflexión.
Abrazos desde Argentina.

La última vez que me tomaron una muestra de sangre, tengo la ligera sospecha de que la novicia enfermera que hizo el procedimiento extractivo sufrió más que yo... Llevo fácilmente unos 600 piquetes de aguja en el último año y tan fresco como una lechuga, más los que me he hecho con el penlet en los dedos. Todo está en la mente, si pensamos que nos va a doler, nos va a doler. Citando a Juanes, el pinchazo es "sólo un ratico".

ES MUY BUENO TU COMENTARIO ROBERTO DÍAZ.
YO LLEVO 4O AÑOS PINCHÁNDOME, TE IMAGIVAS QUE NI LO PIENSOOOO JAJA. TODO SEA POR UN MEJOR CONTROL.
ABRAZOS DESDE CÓRDOBA.

RSS

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio