La enfermedad de la diabetes se atribuye a factores hereditarios y a la adopción de una vida sedentaria y malos hábitos alimenticios y vicios poco saludables.

La diabetes hace cuarenta años era considerada la cuarta causa de muerte, ahora representa la causa numero uno de las muertes con enfermedades colaterales como la hipertensión arterial y la insuficiencia renal. Hace 20 años se reportaron 40 mil casos de diabetes, sin embargo el año pasado la cifra llegó a 380 mil enfermos.

Una de las causas más frecuentes de las personas que padecen de diabetes son los infartos.

El cigarrillo contiene más de 4500 substancias tóxicas y consecuentemente son dañinas para la salud. Uno de los problemas que puede causar el fumar además del cáncer es un daño a todas las arterias del cuerpo acelerando la aparición de la “Ateroesclerosis” o endurecimiento y disminución del calibre de la parte interior de las arterias gruesas y de mediano calibre y con ello dificultando la circulación de la sangre.

A lo largo de los tiempos, han existido múltiples trabajos y publicaciones que señalan los efectos nocivos del cigarrillo sobre la salud en general. Pero una población especialmente susceptible a sus acciones perjudiciales es la integrada por pacientes diabéticos, tal como lo comprobó el Dr. Markko Mahonen. Este científico publicó en agosto de 2004 un trabajo en la revista Tobacco Control en el cual afirma que los fumadores con edades entre 35 y 39 años tienen un riesgo 5 veces mayor de experimentar ataques cardíacos que los no fumadores de edades similares.

Es conveniente recordar que la patología cardíaca a edades tempranas es más frecuente entre pacientes diabéticos, que se convierten, de este modo, en una categoría de personas con riesgo cardiovascular aumentado.

Los hallazgos de Mahonen se basan en una investigación practicada por la Organización Mundial de la Salud, que se extendió desde mediados de la década de 1980 hasta mediados de la década de 1990, en 32 poblaciones de 21 países. Durante ese período, se detectaron más de 22.000 ataques cardíacos no fatales (es decir, que no concluyeron con la muerte de los afectados). De ellos más de 18.000 ocurrieron en varones y cerca de 4.000, en mujeres.

El investigador, perteneciente al Instituto Nacional de Salud Pública de Finlandia, estableció, además, que este mayor riesgo de padecer ataques cardíacos en personas fumadoras en su tercera década de vida era aún mayor entre las mujeres.

Estos resultados, a los que los diabéticos de ambos sexos tienen que tener especialmente en cuenta, poseen un matiz interesante. Al dejar de fumar, es decir, al dejar de lado esta adicción, se logrará reducir el riesgo, según lo afirman los especialistas.

De este modo, y como fuera señalado en diversas oportunidades, el cigarrillo se convierte en uno de los principales factores de riesgo cardíaco, con el importante agregado de que se trata de un factor de riesgo evitable, a diferencia de otros factores, como los genéticos, sobre los que no se pueden adoptar medidas activas para contrarrestarlos.

Cigarrillo y diabetes

El cigarrillo no sólo produce alteraciones cardíacas como las ya mencionadas. La Asociación Americana de Diabetes estableció que sólo el hecho de fumar y ser diabético implica 14 veces más probabilidades de experimentar padecimientos cardíacos, en relación con los no diabéticos no fumadores, y que otros órganos y sistemas pueden verse afectados. En efecto, también se ha descrito un mayor riesgo de desarrollo de microalbuminuria (pérdida de pequeñas cantidades de proteínas por la orina), que son el primer paso en el desarrollo de las complicaciones renales en diabéticos tipo 1 y 2. Otro tanto sucedería con la retinopatía (complicación ocular de la diabetes). En ese caso, aunque no hay trabajos tan precisos, se estima que la reducción del aporte de oxígeno, por disminución del flujo sanguíneo en la retina (que tiene lugar como resultado del acto de fumar) podría dar inicio a ese temible tipo de complicaciones.

También se ha documentado el incremento en el riesgo de sufrir neuropatías (complicaciones neurológicas), como consecuencia del cigarrillo. En este aspecto, el riesgo aumenta en 2 a 2,5 veces, en relación con el que poseen diabéticos no fumadores.

El uso de tabaco, en sus diversas modalidades, constituye una conducta adversa para la salud de todos, aun para los no fumadores que están en contacto cotidiano con personas que fuman, que se transforman en fumadores pasivos. Pero en el caso particular de los diabéticos, este tipo de hábito resulta especialmente peligroso. De este modo, todos los esfuerzos que se hagan en pos de evitar el inicio de esta práctica como el abandono del hábito, será una inversión importante en términos de salud, calidad de vida e incluso costos derivados de la asistencia de enfermedades.

Si Ud. se encuentra en este grupo de riesgo, no dude en solicitar el apoyo y la asistencia que le permita transformarse en un ex-fumador más saludable.

Fuente: Salud.com

Etiquetas: cigarrillo, diabetes, fumar, perjudicial, salud

Visitas: 168

Respuestas a esta discusión

Cómo dejar de fumar sin engordar
Se calcula que casi el 60% de los exfumadores aumenta de peso. Es una realidad que dejar la nicotina sin saber cómo atajarlo puede tener consecuencias en la báscula. Por eso, hay que tener en cuenta cómo hacerlo para no tener disgustos inesperados.

Combate la ansiedad
La ansiedad es una de las primeras consecuencias para quien deja de fumar y suele ser además la causa de comer desmesuradamente a falta de tabaco. Debemos tenerlo en cuenta para no caer en la tentación.

Metabolismo Lento
Otra de las causas que acarrean aumento de peso. En la mayoría de fumadores, la nicotina consumida hace que la velocidad de su metabolismo sea más rápida, por tanto al dejar de fumar ésta se vuelve más lenta, lo que significa que los alimentos consumidos no se convierten en energía tan rápidamente como antes.

Depúrate
Una de las primeras medidas que puedes tomar es limpiar tu cuerpo cuanto antes de nicotina. Eso te hará rebajar la ansiedad y tener menos ganas de comer compulsivamente. Para ello, recurre a hierbas depurativas que podrás encontrar en los herbolarios.

Haz ejercicio
Matarás dos pájaros de un tiro. Si realizas cualquier actividad física reducirás la ansiedad y no comerás cantidades excesivas. Debes hacerlo para aumentar el gasto energético, ya que sin la nicotina tu metabolismo se vuelve más lento.

Bebe agua
Es aconsejable beber abundante agua, especialmente antes de las comidas. De este modo, el estómago queda con una sensación de saciedad por lo que tendrás menos hambre y comerás menos.

Haz 5 comidas diarias
Al igual que cuando se hace una dieta, si repartimos las comidas diarias en cinco ingestas tendremos menos ansiedad por comer a todas horas. Por supuesto, tendremos claro que las calorías deben ser las menos, así que compra frutas y snacks ligeros.

Incorpora grutas y verduras

Aumenta considerablemente las frutas y verduras en tus comidas. Estos alimentos actuarán de anti oxidantes y te vendrán muy bien para ir limpiando tu organismo de los efectos del tabaco.

Reduce el alcohol

Puede ser que por la ansiedad de no querer fumar acabes bebiendo más de la cuenta. Reduce tu consumo de alcohol, porque las consecuencias calóricas son desmedidas.

Cuidado con las grasas
Intenta evitar las grasas y los productos precocinados que tanto nos gustan cuando tenemos mucha hambre. Confecciónate una dieta que te sacie sin tener que recurrir a grandes comilonas.

Mastica despacio
Es posible que por la ansiedad tengamos mucha prisa en comer. Si es tu caso, lo adecuado es masticar despacio y disfrutar del tiempo de la comida.

Modifica tus hábitos
Pasado el periodo de dependencia física, toda la ansiedad por fumar es psicológica. Por tanto, debes modificar aquellas situaciones diarias que te recuerden al tabaco. De esta manera evitarás la ansiedad por comer compulsivamente para sustituirlo por el cigarro.

Consume chicles sin azúcar
Masticar chicle durante el día nos quitará la ansiedad por fumar, y además tiene un efecto reductor del apetito, con lo cual comeremos menos. Eso sí, que sean sin azúcar.

Dile sí al cacao
En su justa medida, el chocolate es un sustitutivo ideal del tabaco. Siempre lo más amargo posible, supone un sinfín de ventajas como la relajación mental y la subida del ánimo, hecho que ayuda a controlar los nervios y superar la ansiedad provocada ante la falta del tabaco.

Fuente: Salud - Msn

 

!!! FELICITACIONES N@ty !!! si despues de leer todol este texto QUE ASUSTA alguien sigue fumando,,,,,Bueno alguna falla mas alla de la Diabetes tiene ¿NO?

¿Cómo se relaciona el tabaquismo con la diabetes?

Fumar aumenta sus probabilidades de tener diabetes tipo 2 y, sin importar el tipo de diabetes que usted padezca, hace que sea más difícil controlarla.

Por ejemplo, el cigarrillo y el consumo de otros productos de tabaco (como el rapé), pueden interferir en la manera en que funciona su insulina (una situación que se denomina “resistencia a la insulina”). El rapé es tabaco finamente molido que puede ser seco, húmedo o estar en bolsitas como las de té.

Si tiene diabetes y fuma, usted tiene más probabilidades de sufrir problemas de salud graves derivados de esa enfermedad. Los fumadores con diabetes tienen más riesgos de sufrir complicaciones graves como:

  • Enfermedades del corazón y los riñones.
  • Mala circulación sanguínea en las piernas y los pies que pueden producir infecciones en los pies, úlceras y posibles amputaciones (remoción de partes del cuerpo, como dedos o pies, mediante una operación).
  • Retinopatía (una enfermedad de los ojos que puede causar ceguera).
  • Neuropatía periférica (daños en los nervios de los brazos y las piernas que causan adormecimiento, dolor, debilidad y mala coordinación).

Si usted es un fumador con diabetes y decide dejar de fumar o consumir cualquier tipo de producto de tabaco, los beneficios para la salud comienzan de inmediato. Las personas con diabetes que dejan de fumar tienen mejor control de sus niveles de azúcar en la sangre. Los estudios han demostrado que la resistencia a la insulina puede comenzar a disminuir 8 semanas después de dejar de fumar. La recuperación de una operación también puede ser más rápida.

Ver el resto del artículo AQUÍ

RSS

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Heather Gabel
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

 

 

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio