Beber café reduce el riesgo de desarrollar diabetes, pero sólo si se lo incluye en el almuerzo, de acuerdo a una nueva investigación

Un estudio sobre casi 70.000 mujeres halló que las que tomaban por lo menos una taza de café con el almuerzo eran un tercio menos propensas a desarrollar diabetes tipo 2 durante varios años que las no bebedoras.

Eso fue aplicable tanto para el café regular como para el descafeinado y con o sin azúcar. Pero beberlo en cualquier otro momento del día no modificó en absoluto el riesgo de diabetes.

"Los resultados sugieren que sólo el café con el almuerzo reduce el riesgo de diabetes", escribió en American Journal of Clinical Nutrition el equipo de la doctora Daniela S. Sartorelli, de la Universidad de Sao Paulo, en Ribeirao Preto, Brasil.

Una docena de estudios habían relacionado el consumo de café con una disminución del riesgo de diabetes tipo 2, que es la variante más asociada con la obesidad.

Pero se desconocen los mecanismos detrás de esa relación y ninguna investigación previa había analizado si el momento del consumo la modificaba.

El equipo analizó a 69.532 mujeres francesas participantes de un estudio en Europa que tenían entre 41 y 72 años al ingresar a la investigación y a quienes se siguió durante unos 11 años.

En ese período, 1.415 desarrollaron diabetes tipo 2. Las que bebían por lo menos tres tazas de café por día eran un 27 por ciento menos propensas a ser diabéticas.

Pero al analizar el momento del consumo, el equipo halló que hacerlo sólo en el almuerzo reducía el riesgo de tener diabetes tipo 2. El grupo que bebía más de una taza en el almuerzo diario era un 33 por ciento menos propenso a desarrollar diabetes.

El "efecto almuerzo" sólo se comprobó con el café negro y no con el café con leche. Pero dada la reducida cantidad de participantes que bebían la combinación al mediodía, el resultado no es demasiado contundente.

Los beneficios del consumo de café en el almuerzo podrían estar asociados con el momento del día o con el tipo de comida consumida al mediodía, concluyó el equipo.

 

http://www.diariosalud.net/content/view/18443/413/

Etiquetas: Alimentación, Saludable.

Visitas: 358

Respuestas a esta discusión

Dra. Pilar Riobó. Médico especialista en Endocrinología y Nutrición.

La mayoría de los estudios epidemiológicos y los metanálisis realizados sugieren que el consumo a largo plazo de café con cafeína y de café descafeinado puede reducir el riesgo de diabetes -por cada taza de café diaria, el riesgo de diabetes disminuye un 7%-. En la cohorte EPIC (European Prospective into Cancer), seguida durante 11 años, se encontró un menor riesgo de diabetes entre los consumidores de café, tanto con cafeína como descafeinado y principalmente asociado con el consumo de café en la comida del mediodía.

Los mecanismos de acción del café implicados en la prevención de la diabetes no están del todo claros. Parece que pueden estar mediados por la adiponectina, una hormona producida por el tejido adiposo que es un marcador de la sensibilidad a la insulina. En un estudio en el que participaron más de 2.000 enfermeras se observó que las que bebían más de 4 tazas de café al día tenían concentraciones más altas de esta hormona.

Se sabe que existe una relación inversa entre los niveles de sex hormone–binding globulin (SHBG) y el riesgo de diabetes tipo 2 y en el estudio Women Health Study, en mujeres postmenopáusicas, tras 10 años de seguimiento se encontró que la ingesta de café se relacionaba con los niveles plasmáticos de SHB. Por lo tanto, es posible que esta proteína sea la responsable, al menos en parte, del efecto protector del consumo habitual de café frente al riesgo de diabetes tipo 2.

En otro estudio muy reciente, el Insulin Resistance Atherosclerosis Study (IRAS), realizado en 954 personas de EEUU, se evaluó la sensibilidad a la insulina tras la ingesta de café mediante un test de tolerancia i.v. y un test de tolerancia oral y se observó que el café se correlacionaba positivamente con la sensibilidad a la insulina y el café descafeinado con las mediciones de función de la célula beta.

También es posible que estos efectos del café se deban a otras sustancias diferentes a la cafeína, como el ácido clorogénico -en ratas obesas, resistentes a la insulina, el clorogénico aumenta la tolerancia a la glucosa- o el magnesio, que es co-factor de muchas enzimas implicadas en el metabolismo de la glucosa. El estudio de una gran cohorte ha demostrado una relación inversa entre la ingesta de magnesio y el riesgo de desarrollar diabetes.

Por otro lado, se sabe que la obesidad es el principal factor de riesgo que subyace en la diabetes tipo 2 y se ha sugerido que también puede ser un factor protector la capacidad del café para prevenir la ganancia de peso. El efecto beneficioso del café sobre el peso corporal se sustenta en un estudio epidemiológico prospectivo en el que se observó que el aumento del consumo de café se asociaba inversamente con la ganancia de peso durante un periodo de 12 años. Además, el consumo de cafeína a largo plazo disminuye el peso corporal en roedores. El mecanismo por el que el café induciría la pérdida de peso, a dosis altas (600 mg de cafeína/día), es porque produce un aumento del gasto energético de alrededor de 100 Kcal, efecto que se mantiene durante varias horas tras la ingesta posiblemente debido al aumento del trabajo cardiovascular y a la producción del lactato hepático. El aumento en el consumo de energía se relaciona con la dosis de cafeína consumida, por lo que parece que éste es el componente del café responsable de su efecto termogénico.

Asimismo, el café tiene un efecto sobre la oxidación lipídica relacionado con el antagonismo de los receptores de adenosina de la cafeína, lo que puede aumentar la lipólisis. Además, el café podría tener efectos beneficiosos sobre la inflamación subclínica.

En resumen, parece que el café es capaz de aumentar la termogénesis, la oxidación grasa y la lipólisis y, por tanto, también es posible que ayude a prevenir la diabetes tipo 2. Sin embargo, los mecanismos específicos por los cuales induce estos efectos no se conocen aún claramente.

—————————————————————————————————————————————-
Referencias.
Huxley R, Lee CM, Barzi F et al. Coffee, decaffeinated coffee, and tea consumption in relation to incident type 2 diabetes mellitus: a systematic review with meta-analysis. Arch Intern Med. 2009;169:2053-63

Williams CJ, Fargnoli JL, Hwang JJ, van Dam RM, Blackburn GL, Hu FB, Mantzoros CS. Coffee consumption is associated with higher plasma adiponectin concentrations in women with or without type 2 diabetes: a prospective cohort study. Diabetes Care 2008;31(3):504-7.

Loopstra-Masters RC, Liese AD, Haffner SM, Wagenknecht LE, Hanley AJ. Associations between the intake of caffeinated and decaffeinated coffee and measures of insulin sensitivity and beta cell function. Diabetologia (2011) 54:320–328

Lopez-Garcia E, van Dam RM, Rajpathak S, Willett WC, Manson JE, Hu FB. Changes in caffeine intake and long-term weight change in men and women. Am J Clin Nutr 2006;83:674–80.

http://www.cicas.es

Interesante artículo, yo consumo mucho café, el problema es que no lo puedo consumir negro porque me afecta el estómago, siempre lo hago con leche o crema... :(

Está muy buena tu combinación Rossy. Así el efecto y para la mucosa del estómago es menor; te recomiendo con leche descremada o con queso untable con menor contenido en grasa en vez de crema de leche.
Un abrazo.

Sorprendente,curioso ya que aunque sea cierto, la mayoria de la población mundial por no decir casi toda,toma café y la diabetes desgraciadamente, va en aumento.

Archivos adjuntos

RSS

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio