Un dato negativo: las propagandas de a TV fomentan la obesidad en los más chicos