Diez mitos sobre el consumo de frutas y verduras.


Muchos de los hábitos alimenticios que se llevan a cabo tienen su origen en pequeños consejos que se transmiten de generación en generación o recomendaciones dietéticas que no están abaladas científicamente.

Es por eso que para romper con las falsas creencias que puedan existir en torno a la alimentación, la organización de frutas y hortalizas de Andalucía (España), Hortyfruta, y la Asociación "5 al día" elaboraron un decálogo que recoge diez mitos sobre el consumo de frutas y hortalizas.

La fruta como postre engorda: No existe ninguna razón científica que sustente dicha afirmación, si bien es cierto que si una persona consume una o dos porciones de fruta antes de la comida, comerá menos después.

Las frutas ácidas adelgazan: Es necesario saber que no existen alimentos que adelgacen. Aunque todas las frutas en general, ya sean más o menos dulces o ácidas, son muy bajas en calorías.

Las frutillas son afrodisíacas: Por el momento la ciencia no ha comprobado esta afirmación.

Las naranjas, las zanahorias y los duraznos son alimentos bronceadores: Su color anaranjado se debe a los betacarotenos, una familia de compuestos activos con un gran poder antioxidante, que no broncean, pero sí protegen a las células de la piel de las radiaciones solares. Por eso, no sólo hay que consumir frutas anaranjadas para proteger la piel, sino que además se deben tomar otras medidas físicas.

La sandía y el melón son desaconsejables para los diabéticos: La diabetes responde a la alteración de los niveles de azúcar o glucosa en la sangre, por lo que deben controlarse las cantidades y los tipos de alimentos que contengan hidratos de carbono, como pan, pasta, arroz, papas, frutas y bebidas, ya que pueden provocar subidas del nivel de glucosa en sangre y tener efectos negativos.

Y aunque es cierto que las frutas contienen azúcar, en su mayoría en forma de fructosa, no tienen un efecto tan directo sobre la glucemia. Por lo que más que en el tipo de la fruta, lo que es determinante es la cantidad que se ingiera y el momento en el que se consuman. De es amanera es recomendable comer al menos 3 porciones de frutas variadas al día -incluso para una persona que padezca diabetes- y porciones medianas o pequeñas, preferentemente de postre o acompañando a otros alimentos, y mejor enteras que en jugos.

Comer la fruta con cáscara es más nutritivo: Una parte de la fibra y muchas sustancias activas se encuentran en gran medida en la cáscara de las frutas, especialmente las que tienen colores vivos, pero también están en la pulpa. Por ejemplo, la piel de la naranja es muy rica en vitamina C y aceites esenciales, pero la pulpa es más rica.

Otras frutas como la manzana o las ciruelas pierden parte de sus propiedades al pelarlas, pero en su interior aún contienen importantes cantidades de nutrientes. Aunque es esencial que si se prefiere comer la fruta con cáscara, se lave adecuadamente para eliminar restos de sustancias diversas.

Las verduras pierden sus propiedades si las congelas: Comer verduras congeladas es una buena forma de consumir aquellas de "temporada", puesto que se recolectan en su mejor momento nutritivo. Es cierto que su textura y color se ven afectadas, pero no así su valor nutritivo, que se mantiene prácticamente igual al de las frescas.

Las hortalizas crudas tienen más propiedades que las cocinadas: De la amplia cantidad de sustancias presentes en las hortalizas, algunas de ellas son sensibles a las altas temperaturas, por ejemplo la vitamina C, que se pierde casi en su totalidad. Sin embargo, muchas otras, como por ejemplo el licopeno, potente antioxidante presente en los vegetales rojos, aumenta su capacidad de ser absorbido cuando hacemos las hortalizas se cocinan.

En tanto, las verduras y hortalizas cocinadas se digieren mucho mejor que las crudas. Además, cuando se hierven pierden parte de sus nutrientes en el agua de cocción, por lo que es muy importante regular la cantidad de agua o hacer cocciones al vapor.

Las verduras pueden perder sus propiedades si se cuecen más de la cuenta: Esto es verdadero, ya que algunas vitaminas son sensibles al calor como la C, la niacina o el ácido fólico, por lo que las cocciones prolongadas reducen considerablemente su contenido.

Comer melón por la noche provoca indigestión: En este caso es preciso tomar en cuenta la tolerancia individual a los alimentos y no hacer caso de lo que le puede caer mal a otros. Aunque es cierto que el melón y la sandía son frutas muy ricas en agua que cuando se consumen en exceso y muy rápido pueden diluir el ácido del estómago y dificultar la digestión.

Visitas: 4763

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de EsTuDiabetes para añadir comentarios!

Participar en EsTuDiabetes

Comentario hecho por adriana el abril 7, 2009 a las 9:53pm
mil gracias, A desayunar frutitas.
Comentario hecho por Gladys el marzo 29, 2009 a las 6:36pm

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Heather Gabel
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio