El Embarazo en Mujeres con Diabetes Mellitus
Introducción
Se ha determinado que usted tiene diabetes tipo 1 o tipo 2. También está embarazada o espera quedar embarazada pronto. A pesar de tener este problema de salud, usted puede aprender

qué hacer para tener un bebé sano
cómo cuidarse y controlar la diabetes antes, durante y después de su embarazo
Si tiene diabetes y está embarazada, su embarazo se considerará un embarazo de alto riesgo. Otros embarazos que presentan altos riesgos son los de mellizos (o más de dos bebés) y embarazos en mujeres pasada cierta edad. “Alto riesgo” no significa que tendrá problemas. Simplemente quiere decir que

deberá prestar atención especial a su salud
tal vez necesite consultar a médicos especializados
Millones de embarazos de alto riesgo producen bebés en perfecto estado de salud, sin que se vea afectada la salud de la mamá. Las claves son el cuidado y la atención especial.

Cómo cuidar de su bebé y de usted misma
Para mantenerse sana y tener un bebé sano es muy importante que controle sus niveles de azúcar en la sangre. La meta es mantenerlos tan cercanos a lo normal como sea posible antes de quedar embarazada y durante su embarazo. A fin de que pueda lograr los niveles deseados de azúcar en la sangre, los profesionales de la salud le ayudarán a
comer saludablemente
hacer actividad física sin presentar riesgos para usted ni su bebé
tomar sus medicinas debidamente
Juntos crearán un plan para que pueda cuidarse y controlar la diabetes.

El embarazo causa una serie de cambios en el cuerpo. Por eso, es posible que necesite cambiar la forma en que maneja su diabetes. Aunque haya tenido diabetes por años, puede que necesite ajustar su plan de comidas, su rutina de actividad física y sus medicinas. Además, es posible que sus necesidades cambien a medida que se acerca la fecha de parto.

Cómo puede la diabetes afectarla a usted y afectar a su bebé
Antes y durante el embarazo, los niveles altos de azúcar en la sangre pueden

empeorar las complicaciones a largo plazo de la enfermedad, tales como problemas de la visión, del corazón y de los riñones
aumentar las probabilidades de que su bebé nazca prematuro, pese demasiado o muy poco, o tenga un nivel bajo de azúcar en la sangre u otros problemas de salud al nacer
aumentar el riesgo de que su bebé nazca con defectos de nacimiento
aumentar el riesgo de que usted sufra un aborto espontáneo o de que su bebé nazca sin vida
No obstante, los estudios médicos han demostrado que las mujeres con diabetes pueden tener bebés completamente sanos. La clave es que controlen sus niveles de azúcar en la sangre antes y durante el embarazo. Si lo hacen, el riesgo de defectos de nacimiento es casi el mismo que en los bebés nacidos de mujeres que no tienen diabetes.

El azúcar en la sangre de una mujer embarazada pasa al bebé. Si su nivel de azúcar en la sangre es demasiado alto durante el embarazo, su bebé también tendrá un nivel alto antes de nacer.

Control de la diabetes antes y durante el embarazo
Cuando una persona tiene diabetes, sus niveles de azúcar en la sangre están por encima de lo normal. Ya sea que usted tenga diabetes tipo 1 o tipo 2, puede controlar sus niveles de azúcar en la sangre y reducir el riesgo de sufrir problemas de salud.

El cerebro, el corazón, los riñones y los pulmones de un bebé se forman durante las primeras 8 semanas del embarazo. Los niveles altos de azúcar en la sangre son particularmente dañinos durante esta etapa del embarazo. Sin embargo, muchas mujeres no se dan cuenta de que están embarazadas hasta las 5 ó 6 semanas después de la concepción. Lo ideal es que trabaje con su médico para controlar sus niveles de azúcar en la sangre antes de quedar embarazada.

Si ya está embarazada, consulte a su médico lo antes posible para saber qué hacer para cuidarse y cuidar de su bebé. Aun si se entera de que está embarazada ya avanzado el embarazo, hay mucho que puede hacer.

La lista de verificación a continuación puede ayudarle a tener un embarazo sano y sin problemas. Luego se incluye más información sobre cada tema. Los profesionales de la salud pueden ayudarle con las tareas que le resulten difíciles. Resuelva una cosa a la vez, para evitar sentirse abrumada.

Plan para controlar la diabetes durante el embarazo
Se recomienda que tome las siguientes medidas como preparación para el embarazo y que siga cumpliéndolas durante todo el embarazo. Puede marcar los cuadros para verificar que entiende las afirmaciones y que intentará cumplirlas. Si no entiende una cosa, hable con su médico al respecto.

Planificación anticipada
Tendré mi diabetes bajo control de 3 a 6 meses antes de intentar quedar embarazada.
Si ya estoy embarazada, consultaré de inmediato a mi médico.
Profesionales de la salud
Me aseguraré de consultar a los profesionales de la salud recomendados.
Me reuniré con los profesionales de la salud en los momentos indicados.
Niveles de azúcar en la sangre
Junto con los profesionales de la salud fijaré metas para mis niveles diarios de azúcar en la sangre.
Junto con los profesionales de la salud fijaré una meta para el resultado de mi prueba A1C.
Aprenderé cómo y cuándo medirme el nivel de azúcar en la sangre.
Aprenderé qué hacer si mi nivel de azúcar en la sangre está demasiado bajo.
Me aseguraré de que mi familia y mis amigos sepan cómo darme glucagón en caso de tener un nivel bajo de azúcar en la sangre.
Aprenderé qué hacer si mi nivel de azúcar en la sangre está demasiado alto.
Niveles de cetonas

Aprenderé cómo y cuándo hacerme una prueba de orina o sangre para detectar cetonas.
Aprenderé qué hacer si tengo cetonas en la orina o en la sangre.
Exámenes médicos

Me haré los exámenes médicos y las pruebas de laboratorio recomendadas para
la presión arterial
los problemas de los ojos
los problemas del corazón y de los vasos sanguíneos
los problemas del sistema nervioso
la función de los riñones
los problemas de la tiroides
determinar el nivel promedio de azúcar en la sangre (prueba A1C)
Fumar

Si fumo, dejaré de fumar.
Plan de comidas

Consultaré a un dietista o a un educador en diabetes respecto a qué, cuándo y cuánto comer.
Preguntaré si necesito suplementos de vitaminas y minerales y los tomaré según las instrucciones.
No consumiré bebidas alcohólicas.
Actividad física

Hablaré con los profesionales de la salud respecto a qué actividades físicas puedo hacer sin peligro.
Crearé un plan con los profesionales de salud para hacer actividad física con regularidad.
Medicinas

Hablaré con los profesionales de la salud sobre mis medicinas para la diabetes: qué tipos, cuánto tomar, cómo tomarlas y cuándo tomarlas.
Hablaré con los profesionales de la salud sobre mis otras medicinas: qué puedo seguir tomando y qué debo dejar de tomar.
Cambios en la rutina diaria

Haré un plan para cuidarme cuando esté enferma: qué hacer respecto a la comida, a la insulina, a las pruebas de azúcar en la sangre y las pruebas para detectar cetonas.
Haré un plan sobre lo que necesito tener conmigo cuando esté fuera de la casa durante varias horas o para un viaje más largo.


Planificación anticipada
Antes de quedar embarazada hable con los profesionales de la salud sobre su deseo de tener un bebé. Le pueden ayudar a mantener los niveles recomendados de azúcar en la sangre. Si tiene preguntas o inquietudes, déjales saber. Si ya está embarazada, consulte de inmediato a su médico.

Profesionales de la salud
Las consultas rutinarias con expertos en diabetes y embarazo le asegurarán la mejor atención posible. Hay varios profesionales que pueden atenderle y que forman parte de su “equipo” de atención médica. Entre ellos se incluyen

un doctor en medicina que se especialice en diabetes, como un endocrinólogo o un diabetólogo. Necesitará observación y consejo respecto al control de la azúcar durante su embarazo y después.

un ginecólogo obstetra (“OB/GYN” en inglés) con experiencia en atención a mujeres embarazadas con diabetes. Si su ginecólogo actual no atiende partos, pida que le recomiende alguno que sí los atienda. Cuando haga las llamadas para conseguir un OB/GYN, pregunte si tiene experiencia en atención a mujeres con diabetes. Los especialistas en medicina materno-fetal, también llamados perinatólogos, cuentan con capacitación especial en atención a mujeres con embarazos de alto riesgo. Durante todo su embarazo tendrá consultas rutinarias con su OB/GYN.
una enfermera docente o enfermera especialista que brinde atención prenatal y asesoramiento para el control de la diabetes.

un dietista registrado que le ayude a planificar sus comidas. Al comer saludablemente puede controlar el azúcar en la sangre y lograr una buena nutrición. La alimentación saludable es muy importante durante el embarazo, especialmente cuando una mujer tiene diabetes.

especialistas que diagnostiquen y traten complicaciones relacionadas con la diabetes, tales como oftalmólogos y optometristas para los problemas de la visión, nefrólogos para los problemas de los riñones y cardiólogos para los problemas del corazón. Si ya sufre complicaciones relacionadas con la diabetes, deberán observar estos problemas durante su embarazo.

un trabajador social o un psicólogo que le ayude a sobrellevar el estrés, la preocupación y las exigencias adicionales del embarazo. Puede que ya cuente con este tipo de apoyo, o quizá lo necesitará de repente. Si suben sus niveles de ansiedad, informe a su OB/GYN. Si necesita más ayuda para resolver estos problemas, pida que le recomiende un especialista.

un pediatra, que es un médico que atiende a niños. Puede que desee pedir recomendaciones a amigos, familiares o a los profesionales de la salud que le atienden a usted. Muchos pediatras visitan a sus pacientes más nuevos en el hospital, poco después de nacer.

un neonatólogo, que es un médico que atiende a bebés recién nacidos. El hospital le asignará un neonatólogo si su bebé necesita atención urgente en el hospital.

Usted también forma parte del equipo. Usted es el miembro más importante de este equipo. Los profesionales de la salud pueden ofrecerle consejos profesionales. Pero usted será la responsable de las medidas que se necesitan día a día para controlar la diabetes.

Niveles de azúcar en la sangre
Niveles diarios de azúcar en la sangre

Varias veces al día, necesitará medirse los niveles de azúcar en la sangre usando un dispositivo especial llamado medidor de azúcar en la sangre. La mayoría de los profesionales de la salud recomienda que las pacientes lo hagan por lo menos cuatro veces al día.

Debo medirme los niveles de azúcar en la sangre

al levantarme en la mañana, antes de comer o beber cualquier cosa (“en ayunas”)
antes de cada comida
1 hora después de haber empezado a comer
2 horas después de haber empezado a comer
antes de acostarme por la noche
en medio de la noche, por ejemplo a las 2 ó 3 de la mañana
A continuación se muestran los niveles diarios recomendados por la American Diabetes Association (Asociación Americana de la Diabetes) para la mayoría de las mujeres embarazadas. Anote los niveles que usted y los profesionales de la salud hayan determinado para usted. Estos niveles serán sus niveles deseados.

¿Cuándo? Azúcar en la sangre plasmática (mg/dL) Sus niveles deseados
Antes de comer y al levantarse De 80 a 110
2 horas después de haber empezado a comer Menos de 155

Fuente: American Diabetes Association. Preconception care of women with diabetes. Diabetes Care. 2004;27(Supplement 1):S76–S78.

Vea en la tabla a continuación los niveles recomendados por el American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología).

¿Cuándo? Azúcar en la sangre plasmática (mg/dL) Sus niveles deseados
En ayunas 105 o menos
Antes de las comidas 110 o menos
1 hora después de haber empezado a comer 155 o menos
2 horas después de haber empezado a comer 135 o menos
Durante la noche No menos de 65

Fuente: American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) Committee on Practice Bulletins. ACOG Practice Bulletin Number 60: Pregestational diabetes mellitus. Obstetrics and Gynecology. 2005;105(3): 675–685.
Puede llevar un registro de sus niveles de azúcar en la sangre con el Registro diario de azúcar en la sangre. Anote los resultados cada vez que se mida su azúcar en la sangre. Usted y los profesionales de la salud pueden usar sus registros diarios de azúcar en la sangre para determinar si su plan para el control la diabetes le da resultado. Además, usted puede usar el formulario para tomar notas sobre la insulina y las cetonas.

La prueba A1C
Otra forma de saber si está logrando sus niveles deseados es hacerse una prueba de sangre tipo A1C.

Los resultados de la prueba A1C muestran sus niveles promedio de azúcar en la sangre durante los últimos 2 ó 3 meses. Anote a continuación el objetivo que usted y los profesionales de la salud hayan fijado para usted.



Objetivo para la prueba A1C Fuente de recomendación Valor recomendado Su objetivo
American Diabetes Association Entre el 4 y 6 por ciento: normal*
o
Menos del 1 por ciento por encima de los límites normales máximos*
American College of Obstetricians and Gynecologists No más del 6 por ciento

*Los valores normales varían según el laboratorio; hable con su médico para verificarlos.

Nivel bajo de azúcar en la sangre
Cuando una mujer está embarazada, corre mayor riesgo de tener un nivel bajo de azúcar en la sangre, que también se llama hipoglucemia. Cuando los niveles de azúcar en la sangre están demasiado bajos, el cuerpo no puede obtener la energía que necesita. Por lo general, este problema es leve y se puede tratar fácilmente comiendo o bebiendo algo que contenga carbohidratos. Pero si no se trata, puede provocar desmayos.

Aunque la hipoglucemia puede ocurrir de repente, normalmente se puede tratar rápidamente. Esto se hace volviendo al nivel normal de azúcar en la sangre. Las posibles causas de un nivel bajo de azúcar en la sangre son

comidas o meriendas que sean demasiado escasas, o que se retrasen o se salten
dosis de insulina demasiado altas
aumento de actividad física o ejercicio
El nivel bajo de azúcar en la sangre también puede ocurrir al tomar demasiado alcohol. Las mujeres que intentan quedar embarazadas, o que ya están embarazadas, deben evitar las bebidas alcohólicas completamente.

Consumo de glucagón para tratar un nivel gravemente bajo de azúcar en la sangre
Si tiene un nivel gravemente bajo de azúcar en la sangre y se desmaya, necesitará ayuda para que su nivel de azúcar vuelva a lo normal. Los profesionales de la salud pueden enseñarles a sus familiares y amigos cómo darle una inyección de glucagón. Esta hormona aumenta de inmediato los niveles de azúcar en la sangre.

Nivel alto de azúcar en la sangre
El nivel alto de azúcar en la sangre, que también se llama hiperglucemia, puede ocurrir cuando una persona no tiene suficiente insulina. También puede ocurrir cuando el cuerpo no puede usar la insulina debidamente. Las posibles causas de un nivel alto de azúcar en la sangre son

un desequilibrio entre los alimentos y las medicinas
comer más de lo habitual
hacer menos actividad que lo habitual
una enfermedad
estrés
Además, si su nivel de azúcar en la sangre ya está alto, la actividad física puede aumentarlo aún más.

Los síntomas de un nivel alto de azúcar en la sangre incluyen

necesidad frecuente de orinar
sed
pérdida de peso
Hable con su médico para saber qué hacer cuando su nivel de azúcar en la sangre está demasiado alto. Es muy importante saber si sucede de vez en cuando o a la misma hora todos los días durante varios días seguidos. Su médico quizá sugiera un cambio en su toma de insulina, en su plan de comidas o en su rutina de actividad física.

Niveles de cetonas
Es posible que su cuerpo produzca sustancias químicas llamadas cetonas si

su nivel de azúcar en la sangre está demasiado alto
no come lo suficiente
Las cetonas se producen cuando el cuerpo no tiene suficiente insulina y no se puede usar la azúcar para generar energía. En este caso el cuerpo usa grasa en vez de azúcar para generar energía. Si su cuerpo quema grasa en vez de azúcar, esto puede ser dañino para su salud y la de su bebé. Las cetonas dañinas pueden pasar de usted a su bebé. Un profesional de la salud puede enseñarle cómo y cuándo hacerse una prueba de orina o sangre para detectar cetonas.

Si las cetonas se acumulan en su cuerpo, puede que desarrolle un problema llamado cetosis. La cetosis puede convertirse rápidamente en cetoacidosis diabética, lo que puede ser muy peligroso. Los síntomas de cetoacidosis son

dolor de estómago
necesidad frecuente de orinar o sed frecuente, durante uno o más días
fatiga
náuseas y vómitos
rigidez o dolor muscular
sensación de aturdimiento o conmoción
respiración rápida y profunda
aliento con olor frutoso
Pruebas de orina o sangre para detectar cetonas
Su médico tal vez le recomiende que se haga pruebas diarias de orina o sangre para detectar si hay cetonas en su cuerpo. Le podría recomendar que también se haga la prueba siempre que tenga un nivel alto de azúcar en la sangre, como por ejemplo mayor de 200 mg/dL.

Usted puede prevenir problemas graves de salud haciéndose estas pruebas según las instrucciones. Pregunte a los profesionales de la salud cuándo hacerse la prueba y qué hacer si detecta cetonas. Luego, repase las instrucciones a continuación y llene los espacios en blanco.

Debo hacerme la prueba de orina o sangre para detectar cetonas

todos los días antes de desayunar
cuando esté enferma
cuando mi nivel de azúcar en la sangre esté de _____________ o mayor
otras veces: _________________________________
Además, si usa una bomba de insulina, podrían recomendarle que se haga la prueba cuando tenga un nivel inesperadamente alto de azúcar en la sangre. Una bomba de insulina es un pequeño dispositivo mecánico que da insulina al cuerpo.

Puede que su médico le enseñe cómo cambiar la cantidad de insulina que toma o cuándo tomarla. O quizá prefiera que lo llame para pedirle consejo cuando la prueba detecte cetonas en su cuerpo.
Exámenes médicos
El embarazo puede empeorar algunos problemas de salud relacionados con la diabetes. Puede hablar con su médico para saber cómo el embarazo podría afectar cualquier problema que tuviera desde antes del embarazo. Si planifica su embarazo con suficiente anticipación, podría pedir ciertos tratamientos antes de quedar embarazada. Por ejemplo, tratamientos láser para los problemas de los ojos. Si sufre problemas de salud relacionados con la diabetes, éstos también pueden afectar su embarazo.

Consulte a su médico para que le haga un examen médico completo antes de quedar embarazada o al comienzo de su embarazo. Su médico debería examinarla para saber si tiene

presión arterial alta
retinopatía diabética, una enfermedad de los ojos
enfermedades cardiovasculares, una enfermedad del corazón y los vasos sanguíneos
neuropatía diabética, que es daño en los nervios
nefropatía diabética, una enfermedad de los riñones
enfermedad de la tiroides
También consultará a su médico regularmente durante el embarazo para que le examine

la presión arterial
los niveles promedio de azúcar en la sangre
las proteínas en su orina
Fumar
Fumar aumenta las probabilidades de dar luz a un bebé mortinato o prematuro. También es particularmente dañino para las personas con diabetes. Si fuma, hable con su médico sobre cómo dejar de hacerlo.

Plan de comidas
Si no consulta actualmente a un dietista, se recomienda que empiece a hacerlo ahora. Un dietista puede ayudarle a aprender qué, cuánto y cuándo comer. Juntos crearán un plan de comidas según sus necesidades particulares. Por ejemplo, su horario, sus problemas de salud, las medicinas que toma y su nivel de actividad física.

Muchas mujeres necesitan ajustar lo que consumen durante el embarazo, como por ejemplo aumentando su consumo de calorías y proteínas. Quizá necesite consultar a su dietista cada 2 ó 3 meses durante el embarazo, a medida que sus necesidades cambien. Al comer saludablemente contribuirá a que usted y su bebé estén sanos.

Cuánto comer
Hable con su dietista para saber cuántas porciones se recomienda comer en cada comida y merienda. El dietista también puede darle consejo sobre el tamaño adecuado de las porciones. Su plan de comidas tomará en cuenta

la cantidad de calorías que necesite para el embarazo
las metas que tiene en cuanto al aumento de peso durante el embarazo
Para la mayoría de las mujeres cuyo peso se considera normal antes del embarazo, se recomienda aumentar entre 25 y 35 libras. Una libra es aproximadamente .45 kilos. Si al comienzo de su embarazo su peso está por debajo o por encima de lo normal, es posible que su objetivo de peso sea distinto. En el caso de mujeres con sobrepeso, el aumento de peso recomendado es de no más de 15 libras.

Suplementos de vitaminas y minerales
Los profesionales de la salud le dirán si necesita tomar un suplemento de vitaminas y minerales antes y durante el embarazo. Muchas mujeres embarazadas necesitan tomar suplementos porque no consumen cantidades suficientes de las siguientes vitaminas y minerales importantes:

hierro, para la producción de sangre adicional durante el embarazo y para el suministro de hierro al bebé
ácido fólico, para prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y en la médula espinal
calcio, para la formación de huesos fuertes
Bebidas alcohólicas
Debe evitar consumir bebidas alcohólicas mientras intente quedar embarazada y durante el embarazo. Cuando bebe alcohol, el alcohol entra en el cuerpo de su bebé también. El alcohol puede provocarle a su bebé problemas graves de por vida.

Edulcorantes artificiales
Los edulcorantes artificiales se pueden consumir en cantidades moderadas. Si opta por consumir edulcorantes, hable con un dietista acerca de cuánto consumir.

Actividad física
La actividad física diaria puede ayudarle a lograr sus niveles deseados de azúcar en la sangre. También puede ayudarle a

lograr sus metas en cuanto a la presión arterial y los niveles de colesterol
aliviar el estrés
mejorar la tonicidad muscular
fortalecer el corazón y los huesos
mantener flexibles sus articulaciones
Hable con los profesionales de la salud sobre las formas de actividad física moderada, como caminar o nadar. Comente cualquier problema de salud que tenga para determinar qué ejercicios serían los mejores para usted. Tal vez le recomienden que evite ejercicios que aumenten su riesgo de caídas, como esquiar colina abajo.

Para la mayoría de las mujeres se recomienda hacer actividad física durante 30 minutos o más la mayoría de los días de la semana. Si hacía ejercicio con regularidad antes del embarazo, tal vez pueda continuar con una versión más moderada de su rutina habitual.

Si no hacía ejercicio con regularidad, comience con una actividad como caminar. La actividad física vigorosa, como las caminatas rápidas, pueden provocar un nivel bajo de azúcar en la sangre. A veces, las mujeres embarazadas no presentan los signos característicos de un nivel bajo de azúcar en la sangre. Por eso puede ser incluso más peligroso.

Medicinas
Medicinas para la diabetes

Durante el embarazo, la insulina es la mejor medicina para la diabetes porque presenta muy pocos riesgos. Los profesionales de la salud trabajarán con usted para hacerle un plan personalizado para su rutina de toma de insulina. Si ha estado tomando píldoras para la diabetes para controlar sus niveles de azúcar en la sangre, deberá dejar de tomarlas. Los investigadores médicos aún no han determinado si las píldoras para la diabetes presentan riesgos durante el embarazo. Por eso, le enseñarán cómo tomar insulina en lugar de las píldoras.

Si ya está tomando insulina, puede que necesite cambiar el tipo y la cantidad que toma. A medida que avanza el embarazo, es probable que necesite tomar más insulina. La razón es que el cuerpo se vuelve menos capaz de responder al efecto de la insulina, un problema llamado resistencia a la insulina. Sus necesidades de insulina podrían duplicarse o hasta triplicarse a medida que se acerca la fecha de parto.

Además, quizá necesite cambiar la forma o el momento en que toma la insulina. Puede tomarse de varias formas. Los profesionales de la salud le ayudarán a decidir cuál es la mejor forma para usted.

Otras medicinas

Algunas medicinas presentan riesgos durante el embarazo. Deberá dejar de tomarlas antes de quedar embarazada. Informe a su médico sobre todos las medicinas que tome actualmente. Por ejemplo, medicinas para el colesterol alto y la presión arterial alta. Su médico le dirá qué medicinas debe dejar de tomar.

Cambios en la rutina diaria
Días de enfermedad

Cuando está enferma, sus niveles de azúcar en la sangre pueden aumentar rápidamente. Como resultado puede padecer cetoacidosis diabética, un problema grave para usted y para su bebé. Hable con los profesionales médicos para saber qué hacer cuando está enferma. Asegúrese de saber

qué hacer si tiene náuseas o vómitos
con qué frecuencia debe medirse el nivel de azúcar en la sangre
con qué frecuencia debe hacerse la prueba de orina o sangre para detectar si hay cetonas en su cuerpo
en qué casos se recomienda que llame a su médico
Cuando esté fuera de casa

Cuando esté fuera de casa, ya sea por algunas horas o por un viaje más largo, querrá estar preparada para posibles problemas. Asegúrese de tener siempre con usted lo siguiente:

una merienda o una comida
alimentos o bebidas para tratar un nivel bajo de azúcar en la sangre
sus medicinas y suministros para la diabetes
su medidor de azúcar en la sangre y los suministros debidos
su kit de glucagón
los números de teléfono de emergencia de los profesionales de la salud que le atienden
Pruebas para determinar el estado de salud de su bebé durante el embarazo
Es probable que deba someterse a pruebas regularmente durante todo el embarazo para examinar el estado de salud de su bebé. Los profesionales de la salud pueden decirle cuál de las siguientes pruebas le harán a usted, y cuándo tendrán lugar.

Análisis de la sangre materna
Esta prueba mide varias sustancias en la sangre. Los resultados pueden indicar si su bebé corre un riesgo de padecer problemas en la médula espinal y en el cerebro, síndrome de Down y otros defectos congénitos. Si los resultados demuestran un riesgo elevado de problemas, pueden hacerle otras pruebas como ecografías o amniocentesis para obtener más información. Se llama “maternal blood screening” en inglés.

Ecografía
Las ecografías emplean ondas de sonido para proporcionar una imagen de áreas internas del cuerpo. La imagen producida por ecografía se llama sonograma. La ecografía puede mostrar el tamaño, la posición, las estructuras y el sexo del bebé. También puede ayudar a estimar el tiempo de gestación, evaluar el crecimiento y mostrar ciertos tipos de defectos congénitos. Se llama “ultrasound” en inglés.

Ecocardiograma fetal
El ecocardiograma fetal emplea una ecografía para detectar problemas en las estructuras del corazón del bebé. Se llama “fetal echocardiogram” en inglés.

Amniocentesis
La amniocentesis emplea una fina aguja que se introduce en el útero a través del abdomen, para obtener una pequeña cantidad del líquido que rodea al bebé. Las células de ese líquido se cultivan en un laboratorio para luego ser analizadas. La amniocentesis puede ayudar a determinar si su bebé tiene problemas de salud y si los pulmones de su bebé se han terminado de desarrollar. Los pulmones desarrollados son necesarios para que el bebé respire sin ayuda luego del parto. Tiene el mismo nombre en inglés.

Toma de muestras de vellosidades coriónicas
Para esta prueba se introduce una fina aguja en la placenta para obtener células que se analizarán posteriormente para detectar problemas de salud. Se usa una ecografía para guiar la aguja hacia la placenta a través de la vagina y el cuello del útero o a través del abdomen y el útero. La placenta está compuesta de tejidos y vasos sanguíneos. Éstos se desarrollan para unir al bebé al útero de la madre, de modo tal que pueda obtener alimento de su mamá. Se conoce como “CVS” por sus siglas en inglés.

Recuento de movimientos fetales
Esta prueba se usa para determinar la actividad de su bebé. Usted debe contar cuántas veces se mueve el bebé en un lapso determinado. Se llama “kick counts” o “fetal movement counting” en inglés.

Cardiotocografía en reposo
Un monitor fetal examina el ritmo cardíaco de su bebé para determinar si aumenta como debería cuando el bebé está en actividad. Se llama “nonstress test” en inglés.

Perfil biofísico
Una ecografía examina la tonicidad muscular, la respiración y el movimiento de su bebé. Calcula también la cantidad de líquido amniótico que rodea al bebé. Se llama “biophysical profile” en inglés.

Cardiotocografía con contracciones
Esta prueba mide el ritmo cardíaco del bebé con un monitor fetal durante las contracciones. Los resultados pueden ayudar a su médico a decidir si debe adelantar el parto. Se llama “contraction stress test” en inglés.

Además de las pruebas anteriores, su médico tal vez le sugiera que se someta a otras pruebas. Si hay tendencias en su familia para padecer ciertas enfermedades, quizá deba tener una consulta con un asesor en genética. Este especialista

tal vez le recomiende que se someta a pruebas según sus antecedentes familiares
puede explicarle el riesgo de que su bebé sufra ciertos problemas de salud
Sobre el trabajo de parto y el alumbramiento
Momento del alumbramiento
Para decidir cómo y cuándo tendrá lugar el alumbramiento, los profesionales de la salud tendrán en cuenta

su estado de salud
el estado de salud de su bebé
la etapa de su embarazo
Algunos médicos prefieren que el parto de las mujeres con diabetes tenga lugar 1 ó 2 semanas antes de la fecha probable de parto, para minimizar el riesgo de problemas. Su médico quizá le recomiende que induzcan el trabajo de parto antes de la fecha probable, o que le hagan una cesárea.

No obstante, la mayoría de las mujeres con diabetes pueden optar por tener un parto natural. Hable con los profesionales de la salud sobre sus opciones con suficiente anticipación.

Los profesionales de la salud tomarán en cuenta los siguientes factores al decidir qué tipo de parto es el mejor para usted y su bebé:

el tamaño y la posición de su bebé
la madurez de los pulmones de su bebé
los movimientos de su bebé
el ritmo cardíaco de su bebé
la cantidad de líquido amniótico
sus niveles de azúcar en la sangre y de presión arterial
su estado de salud general
Control del nivel de azúcar en la sangre durante el trabajo de parto y el alumbramiento
El control de sus propios niveles de azúcar en la sangre ayuda a asegurar que su bebé no tenga un nivel bajo después de nacer. Como usted estará haciendo actividad física mientras esté en trabajo de parto, puede que no necesite mucha insulina. El personal del hospital le medirá con frecuencia sus niveles de azúcar en la sangre. Algunas mujeres toman tanto insulina como azúcar, al igual que líquidos, a través de una vía intravenosa (IV) durante el trabajo de parto. La infusión de azúcar e insulina directamente en el torrente sanguíneo ofrece un buen control de los niveles de azúcar en la sangre. Si usa una bomba de insulina, es posible que siga usándola durante el trabajo de parto.

Si le van a hacer una cesárea, sus niveles de azúcar en la sangre probablemente aumenten debido al estrés de la cirugía. Observarán atentamente sus niveles de azúcar en la sangre y probablemente utilicen una IV para darle insulina y azúcar a fin de controlarlos.

Luego de la llegada de su bebé
Lactancia
La lactancia es sumamente recomendada en el caso de los bebés de mujeres con diabetes. Ofrece la mejor nutrición y ayuda a que su bebé se mantenga sano.

Su plan de comidas
Si está amamantando puede que necesite más calorías por día de lo que necesitaba durante el embarazo. Un dietista puede darle recomendaciones personalizadas y responder a todas las preguntas que tenga acerca de qué, cuándo y cuánto comer.

Sus medicinas
Después de haber dado a luz probablemente necesite menos insulina de lo normal, durante varios días. La lactancia también puede disminuir la cantidad de insulina que necesita. No se recomienda tomar píldoras para la diabetes mientras amamante.

Nivel bajo de azúcar en la sangre
Correrá más riesgo de tener un nivel bajo de azúcar en la sangre, especialmente si está amamantando. Es probable que necesite comer una merienda antes o después de amamantar a su bebé. Los profesionales de la salud quizá le sugieran que se mida el nivel de azúcar en la sangre con más frecuencia de lo normal.



Fuente

National Diabetes Information Clearinghouse (NDIC)
http://www.diabetes.niddk.nih.gov/

Visitas: 19

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de EsTuDiabetes para añadir comentarios!

Participar en EsTuDiabetes

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Heather Gabel
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

 

 

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio