¿PUEDO CONSUMIR ALCOHOL SI TENGO DIABETES?

Las bebidas alcohólicas siempre están presentes: en las reuniones familiares, en las comidas al aire libre, después de un partido de fútbol, en las fiestas. “¿Qué deseas beber?”, pregunta alguien. Si usted tiene diabetes, ¿qué responde?

Depende de una serie de factores. En primer lugar, hágase tres preguntas básicas:

# ¿Tengo la diabetes bajo control?

# ¿Considera mi profesional de la salud que no sufro de problemas de salud que pueden empeorar a causa del alcohol, tales como daño nervioso o presión arterial alta?

# ¿Sé cuáles son los efectos del alcohol sobre la diabetes?

Si respondió que “sí” a las tres preguntas, puede beber un trago de vez en cuando.

Recomendaciones

Las personas que toman alcohol lo deben hacer en forma moderada, no más de 2 porciones en el hombre y no más de 1 en la mujer.
Preferir el consumo de vino en lugar de bebidas destiladas (ej.: whisky, pisco, ron, cognac, gin, vodka, tequila) y sólo durante las comidas.
El aporte calórico de las bebidas alcohólicas debe considerarse en las calorías totales de la dieta.
Está prohibido el consumo de alcohol en la mujer con diabetes embarazada, en pacientes con los triglicéridos elevados o con neuropatía diabética.

Equivalencias a 1 porción

          - 300 cc de cerveza (15 g H de C)

          - 125 cc de vino.

          - 40 cc de licores destilados.

Su cuerpo y el alcohol

El alcohol pasa muy rápidamente a la sangre. A los cinco minutos de haber ingerido una bebida alcohólica, ya es posible medir el alcohol en la sangre. Entre treinta y noventa minutos después de haber bebido un trago, el alcohol alcanza el nivel más alto en el torrente sanguíneo.

El hígado es el encargado de realizar la mayor parte de la degradación del alcohol una vez que ingresa en el cuerpo. Pero necesita tiempo. Si usted pesa 70 kilos, aproximadamente, necesitará alrededor de 2 horas para metabolizar el alcohol de una cerveza o un cocktail.

Si ingiere alcohol con más rapidez de la que el hígado tarda en degradarlo, el alcohol excedente se traslada del torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo. Las neuronas constituyen un blanco fácil. Eso es lo que les sucede a las personas cuando dicen que se embriagaron con una bebida alcohólica.

Riesgo de padecer niveles bajos de glicemia (hipoglicemia)

Si usted tiene diabetes y recibe tratamiento con insulina o toma medicamentos para la diabetes, corre riesgo de padecer niveles bajos de glicemia cuando consume bebidas alcohólicas. Para no correr riesgos, nunca beba alcohol con el estómago vacío. Beba alcohol junto o después de las comidas.

¿Por qué el alcohol aumenta las probabilidades de padecer niveles bajos de glicemia? Está relacionado con la función del hígado. Normalmente, cuando el nivel de glucosa en la sangre comienza a disminuir, el hígado empieza a trabajar. El hígado se encarga de extraer la glucosa desde sus depósitos y enviarla a la sangre, lo que ayuda evitar o disminuir una reacción como consecuencia de una baja en los niveles de glicemia. Cuando el alcohol ingresa en nuestro sistema, eso cambia. El alcohol es una toxina. El cuerpo reacciona ante el alcohol como si se tratara de veneno. El hígado intenta eliminarlo de la sangre rápidamente. De hecho, el hígado no volverá a producir glucosa hasta no haber eliminado el alcohol. Si su nivel de glicemia está disminuyendo, es posible que experimente una baja severa de azúcar en la sangre en muy poco tiempo.

Esa es la razón por la que beber con el estómago vacío puede provocar un nivel muy bajo de glicemia.

Cuando se mezclan el alcohol y la actividad física, aumenta el riesgo de tener una hipoglicemia. Eso puede deberse a que la actividad física contribuye a reducir los niveles de glucosa en la sangre. Supongamos que usted acaba de jugar un partido de tenis. Después del partido, bebe una cerveza. Pero en las horas que le siguen al partido, su cuerpo continúa trabajando. Está reponiendo la energía que consumieron los músculos. Para poder hacerlo, extrae glucosa de la sangre y la agrega a la reserva muscular. Por esa razón, la actividad física puede provocar una disminución en el nivel de glicemia, la que se puede agravar si usted ingiere una bebida alcoholica.

Mida su glicemia

El alcohol afecta la capacidad del cuerpo de sobreponerse a una baja en el nivel de glicemia. Si usted tiene el azúcar baja, quizás deba controlarla más de una vez a medida que pasa el tiempo. Si ha estado bebiendo, mida el nivel de glucosa en la sangre antes de ir a acostarse. Coma una colación antes de irse a la cama para evitar una reacción debido a una baja en el nivel de glicemia mientras duerme.

Advertencia: las inyecciones de glucagón no ayudan a contrarrestar los efectos de una baja severa en el nivel de glicemia como consecuencia del alcohol. Las inyecciones de glucagón ayudan a tratar la reacción producida por una baja severa de la glicemia provocada por un exceso de insulina. El glucagón se encarga de que el hígado libere más glucosa hacia la sangre. Pero el alcohol interrumpe ese proceso. Es muy importante que evite que un nivel bajo de glucosa en la sangre se torne grave. Si pierde el conocimiento, un médico deberá inyectarle glucosa por vía intravenosa.

Con el paso del tiempo, el beber en exceso puede dañar el hígado, ya que no podrá producir glucosa de la misma manera. Cuando eso sucede, la diabetes es más difícil de controlar.

¿Cuándo no es conveniente beber alcohol?

Algunas personas que tienen diabetes no deberían beber alcohol, ya que éste puede agravar algunos problemas relacionados con la diabetes.

Si Ud. tiene lesiones nerviosas en los brazos y las piernas debido a la diabetes, el alcohol puede empeorar el problema ya que el alcohol es tóxico para los nervios. La bebida puede incrementar el dolor, el ardor, el hormigueo, el entumecimiento y otros síntomas relacionados con el daño nervioso.

El beber en exceso puede empeorar las enfermedades oculares de las personas con diabetes. Si Ud. tiene presión arterial alta, podrá bajarla si abandona el alcohol.

Una gran parte de las personas con diabetes tienen niveles altos de la grasa denominada triglicéridos en la sangre. Si usted es una de ellas, entonces no debería beber alcohol. Éste contribuye a que el hígado produzca más cantidad de triglicéridos. Incluso beber con moderación (dos vasos [120 ml] de vino por semana) puede provocar un incremento en los niveles de triglicéridos.

Finalmente, el alcohol no es un componente necesario en nuestra dieta, por tanto, si decide consumirlo, debe hacerlo de forma responsable y con previa consulta médica.

Fuente: American Diabetes Association / AccuClub
           

Visitas: 1966

Etiquetas: alcohol, bebidas, consumo, control, diabetes

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de EsTuDiabetes para añadir comentarios!

Participar en EsTuDiabetes

Comentario hecho por Gerardo Muñoz el septiembre 7, 2013 a las 9:36pm

Si es un bebedor social con voluntad férrea, beba, más mi recomendación es que no lo haga. Siempre que consumimos alcohol va a haber alguien que nos diga, tómate otro, y mientras sigamos tomando vamos dejando nuestra voluntad y conciencia en manos de "baco", el cual nunca es un buen consejero.

En conclusión, sea o no religioso, tenemos libre albedrío. La decisión es suya, y las consecuencias para sus seres queridos.

Comentario hecho por juan jose raymondi pascual el septiembre 2, 2013 a las 12:12pm

Muy interesante la información que nos dan,evitemos el alcohol

Comentario hecho por N@ty el junio 27, 2013 a las 11:05am

Benito, las bebidas destiladas, como el vodka, son más dañinas que, por ejemplo, el vino. No se recomienda su consumo y, si existiera el caso, la porción que se considera es de 40cc.

Comentario hecho por Benito Betancourt el junio 27, 2013 a las 5:36am

¿Que tan dañino es el Vodka?

Comentario hecho por Victoria Abelia el octubre 22, 2012 a las 9:20am

Muchas gracias Naty por este articulo, un gran abrazo

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio