Entrevista con la Dra. Faustman - pancreas de personas con diabetes tipo 1 aun vive

Entrevista exclusiva con una de las investigadoras lideres en la busqueda de la cura para la diabetes tipo 1: http://www.faustmanlab.org

Traducido por Carmen Padron: http://twitter.com/CarmenPadron

Calificación:
  • Actualmente tiene 4.66666/5 estrellas.

Visitas: 1017

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de EsTuDiabetes para añadir comentarios!

Participar en EsTuDiabetes

Comentario hecho por Sandra Sánchez López el marzo 12, 2012 a las 3:19pm

Escuché con mucho entusiasmo esta entrevista, tal vez sea la charla que más me interesó en mi vida, tenemos un hijo de 14 años que fue diagnosticado con diabetes tipo 1 en diciembre de 2011, nosotros su familia luchamos día y noche para que él se pueda curar, (es nuestro único deseo), es por él y por el caso de tantos jovencitos y niños que rogamos para que Dios ilumine a la Dra. Faustman para que pueda seguir adelante "lo más pronto posible" con la investigación sobre LA CURA DE ESTA ENFERMEDAD, desde ya no me alcanzarían las palabras los gestos ni las acciones para agradecer, ya que el amor y el deseo de ver a un hijo sano es indescriptble. DESDE YA MILLONES Y MILLONES DE GRACIAS POR AYUDARNOS.

Comentario hecho por Roberto Diaz el marzo 9, 2012 a las 7:46pm

Yo soy DM1 con casi 12 años de evolución, una cetoacidosis en mayo del 2001 y otra en enero de 2011, de esas de hospitalización inevitable y obligatoria. En 2003-2004, más o menos, me fui por la libre; tomaba únicamente metformina y acarbosa, por prescripción médica, hasta que en un momento dado, producto de fuertes dolores en la piel y en los pies, me acabé de hartar y cero medicamentos, cero citas con el doctor, cero pinchazos para medir la glucosa con el horrible medidor One Touch Basics, de Lifescan, que requería una gota grande de sangre y era complicado de usar.
Con el paso del tiempo se acentuaron los dolores en la piel y los pies, hasta el punto de que me apoyaba en un bastón, pues caminar 20 metros era difícil y montar en bicicleta era una faena difícil y pedalear no era mejor que una cámara de tortura, así que por un buen rato así pasé mis días, hasta que se me ocurrió, me parece que en el 2006, recurrir a un tratamiento naturista a base de tres productos: Wereke, el primero y Jugo de Flavoarante el segundo, donde los chicos buenos eran los flavonoides y castaña de Indias, el tercero, para la circulación de mis pies.
Así fue como llegó el día, por ahí por el año 2007, en que me sentía bien y dejé de consumir wereke, castaña y flavonoides; ya caminaba bien, comía de todo y de los dolores en la piel y la picazón, ni sus luces, algo que antes, cuando tomaba metformina y gibenclamida, era imposible de hacer, pues el contacto hasta de la ropa con la piel me dolía, e incluso no podía dormir en posición fetal, porque el roce entre las zonas internas de las rodillas era doloroso en extremo, debiendo colocar una almohada suave para mitigar mis dolencias. ¿Efecto Placebo, curación de las medicinas herbales, el cuerpo autocurándose, Dios haciendo su Santa voluntad? No lo sé.
Pues bien, luego de esto andaba perfecto, controlando mínimamente la dieta, con la nula ingesta de azúcar y refrescos regulares, pero bebiendo los light en cantidades industriales, a veces de hasta 6 litros de Coca-cola light por día, misma que dejé de consumir de esa forma en 2008, porque ya me daba asco su sabor, sustituyendo ese vicio por polvos light para preparar bebidas, mismo que también dejé y comiendo de todo, grasas incluidas.
Llegó la segunda mitad del 2010 y ahí volvieron mis problemas, de nueva cuenta, entre agosto y septiembre del 2010, cuando orinaba en exceso, no podía leer a corta distancia y tenía un hambre frugal, que me incitaba a comer carbohidratos, carbohidratos y más carbohidratos, a tal grado que en la Navidad del 2010, comí verdaderamente en exceso, pero fuera de la visión borrosa que tenía, la cetoacidosis todavía no aparecía.
El desenlace de esta historiase presentó en la última semana de enero del 2011, cuando camino del Hospital, en estado de emergencia por coma diabético, toqué a las puertas del Cielo, producto de la esperada, pero indeseada cetoacidosis, con riesgo de las siguientes situaciones: muerte por paro cardiaco o ataque cerebral con altas posibilidades de quedar en estado vegetativo.
Afortunadamente, San Pedro no estaba y plop, que Dios me retacha de allá arriba y aquí ando. Pasé de una cetoacidosis de muerte a tener un control puntual de los niveles de glucosa, una dieta estricta de vegetales, fibra y carnes sin grasa, con la administración matutina, hace un año, de 30 unidades de insulina NPH y 10 por la noche. Hoy, un año después, me aplico 10 unidades de insulina, a partir del pasado miércoles 7 de marzo, dos menos que un día antes; ahora (2011-2012), sólo bebo agua natural, avena integral o café y no de manera desproporcionada, refrescos light de manera ocasional y de comida, hartos vegetales, fibra y pollo, y mi estómago me lo agradece.

Comentario hecho por Roberto Diaz el marzo 9, 2012 a las 7:46pm

El endocrinólogo me dijo, así muy propio en su hablar: “Prácticamente su diabetes ha desaparecido”. Me dejó mudo. Y le disminuyó dos unidades a mi dosis diaria de insulina; si todo marcha como ha marchado hasta ahorita, dentro de cuatro meses me estaré aplicando, creo, 8 unidades. Paso a pasito, pero ahí voy. Ayer me chequé y traía 74, hoy desayuné tarde, a las 11 30 y andaba en 99, comiendo casi lo mismo que la semana pasada y que hace un año.
Viene todo esto a cuento por lo siguiente: ¿Mi páncreas aún funciona y/o funcionaba? ¿Tendré hacerme la prueba del Péptido C? ¿Tendré que irme a vivir a Boston? Me gusta Boston, jajajaja… Y parece que sí, a la luz de esta información, aunque sea de “mojado”, todo por el bien de la ciencia.
Ya sé, estoy exagerando, pero eso debe ser típico de alguien que ha rondado los umbrales de los 550mg/dl de glucosa en sangre e incluso más, medida con glucómetro y vive para contarlo. Hay que reírnos de todo, hasta de nuestras propias tonterías. Mejor diré lo que dijo Stevie Wonders: ¡Ya veremos…! Y mientras tanto, hace un buen rato me llegó mi hora de comer verduritas y ya comí, mientras me planteaba lo siguiente, referente a la entrevista.
En el minuto 18, la doctora Denise Faustman se plantea: “Una pregunta que nos han hecho es: ¿Cómo el control de los niveles de azúcar a lo largo de la vida de alguien influye en el nivel residual de células beta?”. Asumo que la influencia es a la alza y replanteo la pregunta: ¿Cómo el descontrol de los niveles de azúcar a lo largo de la vida de alguien (mi caso), influye en el nivel residual de células beta, a la baja? ¿O es posible que, por alguna extraña razón, el nivel de células crezca o se mantenga estable bajo la condicionante “descontrol”?
Esto me lleva a otra pregunta: ¿Los componentes de la vacuna BGG pueden ser producidos por el sistema inmune del ser humano, hasta el punto de generar esa recuperación pancreática, a manera de donación autóloga?
Me queda claro que recurrir a la vacuna tal cual, aún no es conveniente, pero ¿y si es el organismo quién procede a autoregenerarse, sea por obra de Dios o porque así es esta computadora llamada cuerpo humano, que a veces avanza para adelante, a veces para atrás y a veces se queda estacionada nada más porque sí? Si el cabello se regenera, ¿habrá en el páncreas un límite que permita o inhiba la regeneración de las células pancreáticas y que sea actividad regenerativa perfectamente medible, más allá de cómo lo plantea la doctora, en términos de 15-20 años de ser DM1?
En fin. Son disquisiciones de un DM1 que les comparto con la entrevista de la simpática (dicharachera le llamaríamos en México) doctora Faustman, como telón de fondo. La felicidad que hoy embarga a los ratones azucarados estuvo genial. De quince, tanto la entrevista como la información, en la escala del 1al 10.

Comentario hecho por Alejandro Malnis el marzo 9, 2012 a las 4:27pm

Gracias por las buenas nuevas, no les avisen a los de Sanofi- Aventis q le van a poner algo a la insulina para q mate a la parte q anda jajaja chiste

Comentario hecho por MIGUEL ENRIQUE el marzo 9, 2012 a las 11:51am

Gracias Manuel por el video, muy interesante.
Roberto, que buena noticia, felicidades, que sigas así ;)

Comentario hecho por Roberto Diaz el marzo 9, 2012 a las 12:06am

Tengo que trabajar, así que veré mañana la entrevista, pero adelanto lo que me dijo mi endocrinólogo esta semana: "Prácticamente su diabetes está desapareciendo". Me dejó con cara de what, me dio cita para dentro de cuatro meses y me bajó al dosis de insulina, de 12 a 10 unidades, previo al desayuno.

Publicidad



RECURSOS

Equipo de Diabetes Hands Foundation

EQUIPO DHF

Manuel Hernandez
(Co-Fundador, Editor, tipo 1.5/LADA)

Mila Ferrer
(Gerente de la Comunidad EsTuDiabetes, madre de un niño con tipo 1)

Emily Coles
(Gerente de la Comunidad TuDiabetes, tipo 1)

Mike Lawson
(Gerente de Experiencias, tipo 1)

Corinna Cornejo
(Gerente de Desarrollo, tipo 2)

Desiree Johnson
(Asistente Administrativa y de Programas, tipo 1)

 

VOLUNTARIOS DHF

Administradores

Jimmy
N@ty

Abraam

Humberto

Comité de Bienvenida y Apoyo

Riega la Voz

Cargando…

© 2014   Una comunidad de personas afectadas por la diabetes, un programa de la Diabetes Hands Foundation.

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio